Destacados:


Emprendedores: encontrando la felicidad fuera de la norma

featured

Imagen de Óscar Pérez en uno de sus proyectos de HolaGhana

En ciertos lugares del planeta se tienen necesidades. En otros, nos las creamos. Mientras unos pasan hambre, otros se van dejando atrapar por un sistema basado en crearnos esas necesidades que tratamos de satisfacer con cosas materiales y que damos en llamar ¿felicidad?.

Óscar Pérez contaba con un futuro que a muchos les parecería prometedor. Su espíritu emprendedor y sus ganas de aprender le llevaron a montar su propio negocio, viajar al extranjero para mejorar su inglés y acabar trabajando para una compañía de renombre que pronto le haría darse cuenta que estaba en el camino equivocado. Óscar es otro ejemplo de cómo dar es la mejor riqueza que existe. Hoy nos cuenta cómo cambió el trabajo en una multinacional por la labor en el terreno a través de la ONG que él mismo puso en marcha: “Hola Ghana”. Tras ser voluntario y ver la necesidad de cerca, encontró la oportunidad que cambiaría su vida para siempre. Él mismo nos lo cuenta.

¿Qué fue lo que originó la idea de crear Hola Ghana? ¿Dónde viste un problema, una carencia?

“Me convertí  en joven emprendedor con 21 años montando un café-bar. ¡Fue como hacer un máster! Después residí en Londres y Nueva York con objeto de mejorar mi nivel de inglés. Trabajé en American Express durante dos años en Madrid pero tomé la decisión de dejarlo porque no me movía otro interés que el económico, para cubrir las necesidades que me había creado. Entonces me dediqué a reflexionar y pensar qué deseaba hacer con mi vida durante un mes, en el Camino de Santiago. Todo cambió cuando durante mi peregrinación conocí a Mamen. Quedé impresionado por su amor hacia los demás y sus experiencias de voluntariado de Burundi y la India. Pude apreciar la falta de oportunidades en esas sociedades para que los niños desarrollen su potencial. Decidí seguir mi destino y viajar a África para aportar mi granito de arena. Invertí todos mis ahorros en un viaje de voluntariado en Ghana. Tras pasar unos meses con los niños del orfanato y visitar la comunidad de donde procedían, pude apreciar el antes y el después de un proyecto de cooperación y empecé a creer que un cambio era posible. Entonces cobró forma la idea de devolver a esos niños desfavorecidos todo lo que me habían aportado, porque lo que me ha quedado claro es que en cualquier viaje de voluntariado te llevas más de lo que aportas y el que diga lo contrario creo sinceramente que no ha entendido nada en su viaje”.

¿Qué te movió a pasar a la acción?

“En primer lugar la figura de mi madre, Cándida. Es la persona que más quiero en este mundo y estuve a punto de perderla por una enfermedad tan extendida hoy como es el cáncer. Es la persona más solidaria que conozco, pero no por viajar a África o ser socia de dos o tres organizaciones, sino por dejar de vivir su vida para ayudar a su familia. En un momento concreto de mi primer viaje a África, sentí que lo que estaba haciendo servía de algo y que mi actividad era útil, parece que todo cobraba sentido. Me acordaba de lo afortunado que había sido por tener el cuidado de una madre y creo que simplemente encontré mi vocación, ofreciendo cariño a unos niños procedentes de una de las comunidades más pobres de la capital. Fue entonces cuando por las noches me puse a preparar un proyecto que después tuve ocasión de presentar a la directora del orfanato y acordamos establecer una colaboración juntos. La decisión que debía tomar era pasarme el resto de mi vida viajando como voluntario y esforzándome para ayudar en la medida de mis posibilidades y con mis limitaciones, o podía intentar dar luz a estas organizaciones locales cuya gran labor no se corresponde con su pequeño tamaño y buscar apoyos para conseguir desarrollar proyectos para la infancia. Creo que ya conocen la respuesta”.

¿Cómo te sientes trabajando y dedicando tu tiempo a una causa como esta?

“Me siento un privilegiado. En primer lugar por haber encontrado de nuevo ilusión en mi vida, tengo que decir que desde que comencé a trabajar siempre lo he intentado, he tratado de buscar mi lugar y encontrar algo que me llenase. También por otra parte, me siento egoísta en el sentido que mi esfuerzo se ve recompensado y me hace sentirme bien. Por un momento, he podido despertar y darme cuenta, que no se trata de vivir para uno mismo y que lo importante es compartir. Con éste sueño que persigo estoy completamente seguro de que no tengo nada que perder, pues si con el tiempo no consigo los apoyos para seguir realizando proyectos, las experiencias y los cambios conseguidos hasta la fecha perdurarán y merece la pena intentarlo. Nada más recomendar a la gente que no encuentre un sentido a su vida, que se dé una oportunidad y aprenda de unas sociedades mucho más desarrolladas que la nuestra en cuanto a FELICIDAD se refiere“.

Si algo no te gusta, puedes quejarte o puedes intentar hacer algo. Para nuestra serie ‘Emprendedores’ buscamos gente que vio en un problema o en una necesidad, su oportunidad de pasar a la acción. ¿Tienes o conoces a alguien con un emprendimiento social que desee compartir?. Contarlo puedes servir no solo de inspiración para otros, sino de réplica. Escríbenos: es_blog@idealistas.org

Si te gustó esta entrada, quizás también te interese : “Empendedores: De niños de la calle, a estrellas del deporte” u otras historias de nuestra serie “Emprendedores

Tags: , , ,



Emprendedores: 8 bibliotecas rescatando libros de la basura

featured

José Alberto en una de las bibliotecas

José Alberto Gutiérrez me habla con la misma calma y convicción que durante los últimos 15 años le han hecho rescatar miles de libros de la basura. Este hombre comprometido, sencillo, visionario… conduce cada noche un camión de basura por las calles de Bogotá. Un día descubrió que los desperdicios escondían tesoros en forma de libros. Decidió rescatarlos e incorporarlos a las estanterías de su casa, que con el tiempo, se convirtió en la primera biblioteca del Barrio de la Nueva Gloria donde vive con su familia, toda ella volcada con un proyecto que lleva por nombre “La Fuerza de las Palabras”.

Esta es la nueva realidad de un emprendedor que ha cambiado a través de los libros, la vida de muchos niños y adultos de barrios humildes de la capital colombiana. Su historia, contada una vez más, a través de tres simples preguntas…

¿Qué circunstancias originaron la idea de montar una primera biblioteca?

“Hace aproximadamente 14 años la casa era frecuentada por las señoras del barrio que venían a que mi esposa le realizara trabajos de modistería. Ellas notaban que había un estante lleno de libros en la sala y nos comentaban que se les dificultaba conseguir material para el desarrollo de las tareas y trabajos del colegio de sus hijos. Desde ese entonces los niños del barrio visitaban la casa que más libros tenia en el barrio para hacer sus tareas. Luego de esto yo comencé a encontrar libros en la basura que llevé a mi casa para seguir construyendo mi biblioteca personal. Cuando nos dimos cuenta la tuvimos hacer uso al completo del primer piso de nuestra casa que convertimos ya en biblioteca. Gracias al apoyo de personal voluntariado y de vecinos realizamos círculos de lectura y actividades que comenzaron a hacer más popular y concurrido de niños el lugar. Además de eso, los medios de comunicación han ido contribuyendo a la labor de difundir acerca de la biblioteca. A partir de ese momento, más personas en Bogotá que tienen libros en su casa llaman para donarlos, y así hoy tenemos alrededor de 8 bibliotecas”.

¿Qué fue lo qué desencadenó su paso a la acción?

“Vivimos en un barrio humilde al sur oriente de la ciudad de Bogotá y la biblioteca más cercana se encuentra muy distante, lo cual hace que no sea un lugar accesible para los niños que habitan en nuestro barrio y aledaños. Los hogares son compuestos en su mayoría por madres solteras y debido a las condiciones económicas, los padres deben salir a trabajar para conseguir el sustento de sus familias. Esto implica que los niños no están acompañados por lo menos de uno de sus padres y que permanezcan solos durante el día. Aquí es donde nace la necesidad de crear un espacio a los niños donde se ofrezca la guía necesaria para desarrollar sus labores escolares y además un lugar donde puedan hacer buen uso de su tiempo libre”.

¿Qué hace que el tiempo dedicado a este proyecto merezca la pena?

“Las personas conocían el proyecto y nos donaban libros. Al ver que ya el primer piso de nuestra casa estaba lleno, nos hizo pensar que con tantos podríamos comenzar a multiplicar nuestro sueño. De esta forma, no habría material amontonando desperdiciándose si no que al contrario, podría ser de mucha utilidad llevándolo a lugares con similares problemáticas sociales.

Realmente nos llena de satisfacción saber que le estamos compartiendo a la sociedad un poco de lo mucho que podemos dar como seres humanos, para la construcción de una nueva generación llena de valores, analítica y con un sentido de pertenencia por lo que tenemos como Colombianos”.

Si algo no te gusta, puedes quejarte o puedes intentar hacer algo. Para nuestra serie ‘Emprendedores’ buscamos gente que vio en un problema o en una necesidad, su oportunidad de pasar a la acción. ¿Tienes o conoces a alguien con un emprendimiento social que desee compartir?. Contarlo puedes servir no solo de inspiración para otros, sino de réplica. Escríbenos: es_blog@idealistas.org

Si te gustó esta entrada, quizás también te interese : “Emprendedores: construyendo ‘Un Techo para mi País” u otras historias de nuestra serie “Emprendedores



Mujeres más grandes que el más grande de los obstáculos

featured

Imagen cedida por Mundo Cooperante

Aunque ya hace bastante que publicamos este post me animé a rescatarlo porque las cosas bellas merecen segundas oportunidades, así que para que todos aquellos que no lo vieron en su momento tengan la ocasión de emocionarse con estas historias de mujeres, aquí les dejamos las de una cuantas luchadoras que nos dan a todos una gran lección de humanidad, coraje y generosidad infinitas.

Hace un par de días me topé por casualidad con esta web: Mujeres que Cambian el Mundo. Una vez más, una buena excusa para compartir enlace y reflexión, para replantearnos nuestros patrones mentales viendo de lo que algunas personas son capaces frente a los mayores obstáculos.

La web es una sencilla pero impactante compilación de historias de mujeres, la mayoría fuertemente influenciadas por la realidad que a cada una le ha tocado vivir. Otras, viviendo en contextos bastante más favorables, encontraron fuera de la realidad de sus países, la razón para ofrecer lo que son y ponerse al lado de los más vulnerables. Es el caso de la catalana Gloria Company, que lucha por los derechos de las mujeres afganas que obligadas a casarse con hombres mayores, deciden rociarse de gasolina y prenderse fuego en lugar de seguir adelante con sus vidas.

Todas estas mujeres decidieron un día que si algo está roto, puedes resignarte o puedes tratar de armar las piezas y arreglarlo. Con cada historia que leo, me doy más cuenta como cada cosa en la vida es una elección, y con cada una de las decisiones que tomamos estamos sin saberlo revelando mucha información de quiénes somos.

La esperanza de justicia convive en muchos casos junto al caos y la miseria. Estas mujeres nos enseñan una lección de vida enorme. En muchos casos viven en lugares donde su papel de mujer las relega a un segundo plano (siendo generosos). En muchos otros, directamente carecen de voz. Sin embargo, algunas de ellas no tienen tiempo para resignarse. Han decidido ser más grandes que la norma, que lo establecido, más grandes que esa resignación que las condena al silencio, a ser aplastadas por una falta de justicia que no cambiará sin una pieza clave: acción.

Si estas mujeres, frente a obstáculos que a menudo parecen mil veces más grandes que ellas, han encontrado una grieta por la que escapar y ser más grandes que sus milenarias tradiciones o las condiciones culturales y sociales que las limitan, ¿qué podemos crear los demás?.

Sirva este post como invitación para ver el grado de responsabilidad que todos y todas tenemos en crear la vida que creemos más justa para nosotros y los que tenemos a nuestro alrededor. Disfruten de estas historias, son inspiradoras y mueven a pensar a lo grande, sin resignación, con fuerza y determinación. Feliz lectura, compartan si creen que pueden inspirar a otros y si alguien conoce la historia de una mujer extraordinaria, queremos saber más.

Tags: , ,



¿Hay en tu maleta un hueco para la solidaridad?

 

featured

¿Algo más que añadir a tu mochila? Del usuario Randy OHC vía Creative Commons

En un mundo lleno de posibilidades, ¿qué podemos hacer con los recursos que tenemos para ofrecer más oportunidades a aquellos que carecen de ellas?. Hemos encontrado dos propuestas inspiradoras que unen a viajeros con organizaciones locales o gentes de cualquier lugar del mundo. Ambas partes se benefician y el resultado pueden ser experiencias súmamente interesantes.

El primer proyecto se llama Stuff Your Rucksack. El objetivo de sus creadores es que cualquiera que viaje, pueda localizar en el lugar de destino una organización local que está necesitando ayuda con materiales que quizás fácilmente el viajero pueda añadir en su maleta. Podríamos hablar de lápices de colores para una escuela, hasta ropa de niños para un orfanato… Antes de volar revisas la web y ves qué es lo que se necesita. Haces hueco en tu maleta y encuentras una forma de hacer parada técnica para conectarte con esa organización y proveerles de los materiales que te haya sido posible llevar.

Por otra parte, gentes en cualquier lugar del mundo pueden utilizar la web mmmule.com para publicar lo que están necesitando o que echan de menos de sus países de origen, cuando viven fuera de ellos. También es un buen espacio para organizaciones para publicar qué recursos les están haciendo falta, aunque por ahora el uso es más de usuarios particulares. En cada petición, se indica lo que se quiere y lo que se está dispuesto a ofrecer a cambio. Por ejemplo, alguien que vive en Australia quiere conseguir café de Guatemala y está dispuesto a cambio a hacer de guía por su ciudad. La gente pide cualquier tipo de cosas, pero está en mano de quien pide, hacerlo con conciencia solidaria si esa es la finalidad.

¿Por qué compartimos estos dos proyectos? :

  • Para que más viajeros conozcan cómo aprovechar mejor su viaje si tienen una aportación solidaria que hacer.
  • Difundir una idea que una vez más encontramos en inglés y que nos encantaría ver en marcha para viajeros y locales que se mueven o necesitan recursos en toda Lationamérica y en español. ¿Quizás alguien se anima a poner en marcha algo así?
  • Insistir en las posibilidades que surgen cuando se mezclan dos conceptos. Por ejemplo, viajes y solidaridad… ¿Qué otros dos conceptos podrías unir y qué idea podría surgir de ahí?

Si conoces alguna web similar a las presentadas pero en español, no dejes de compartirla para que más sean los que viajen, se conecten y hagan llegar materiales a lugares que de otra forma no llegarían.

Tags: ,



A la sombra de una higuera, juntando las monedas…

Por Juan Pablo Eijo (Argentina)

 

featured

Nidia y Eduardo al pie de la higuera. Foto de Juan Pablo Eijo

Su casa de adobe era pequeña y humilde, pero su corazón grande y generoso como la higuera. Entonces no había impedimento. Decoró el patio, dispuso unos almohadones en el suelo y así, contando las monedas al abrigo del follaje, les sirvió el té a un puñado de niños. Eran quince, que de inmediato fueron treinta, y poco después noventa; “hicimos una rifa -“mi hogarcito” y dos o tres frases más- y a raíz de eso empezó a llegar la gente”, recuerda Nidia Soto, Asistente Social de 82 años, no vidente, titular del hogar/comedor Brazos Abiertos de Las Heras (Mendoza, Argentina), el cual brinda alimentos a 600 personas a diario y alberga a 24 niños.

La Asociación Civil se formó en 1995 y desde entonces, además del alimento, provee a los niños una formación integral, tanto intelectual como emocional. “Casi todos mis niños han sido desnutridos; flaquitos y puro vientre. Nosotros les dimos una buena alimentación, ternura, abrazos y el apoyo escolar que necesitaban; sentamos el precedente de que aquí nadie falta a la escuela”, cuenta Nidia, sentada en un sofá, con las manos encimadas sobre la pollera, y se enorgullece de los nueve jóvenes que van hoy día a la universidad. Pero también habla de las dificultades. “Un chico se pregunta el por qué de su abandonó; esa raíz que desconoce lo mortifica”, agrega, ahora con un dejo de sollozo y los ojos claros humedecidos. En estos dieciséis años, Nidia ha hecho veintidós adopciones legales -aunque para ella, todos son “mis niños”.

Un joven rapado interrumpe la conversación de momento; frota las manos de Nidia y pregunta:

- ¿Los anteojos cuando los voy a tener? Me va a costar empezar la escuela si no…

- Hoy hablo, Eduardo; quedate tranquilo… –responde Nidia, templando la voz, y aclara-: Éste es uno de mis hijos.

“Todo es con el esfuerzo de la gente”

Brazos Abiertos cuenta con tres personas que ayudan en la cocina; dos chicas alemanas que enseñan inglés –pero también colaboran con las tareas; “pelan papas”, de ser necesario-; un panadero, profesores de gimnasia, artes marciales y baile, así como otros tantos particulares que la apadrinan. De un tiempo a esta parte, además, se vienen implementando diversos talleres de capacitación técnica: carpintería, electricidad, mecánica, cocina y peluquería; y todo gracias al aporte voluntario y desinteresado de la gente y al trabajo mancomunado. Los vínculos con otras ONGs también se vuelven necesarios. Algunas la proveen de alimentos (EMAUS); con otras, simplemente, comparten experiencias e intercambios culturales (ACCIONAR). “Tratamos de formar una red de ayuda mutua, ya que tenemos necesidades en común”, sintetiza Nidia.

En eso se acerca una mujer morocha, de pelo rizado.

    - ¿Quién está ahí?
    - Soy yo, la Juana.
    - Juana, ¿quién pidió un taxi?
    - Es para mí, Nidia; voy hasta el almacén.

“Yo siempre pienso que la comunicación es muy importante”, continúa Nidia; “de algún modo nos podemos ser útiles los seres humanos; así sea contagiando nuestra energía, que luego genera acción en el otro”.

- Por ejemplo -me dice, virando hacia mí-, el hecho de que vos hayas venido hasta acá, pisado esta tierra, hablado conmigo… eso es energía que se genera. Yo todas las mañanas rezo un padre nuestro –alza la cabeza y restriega la cruz de su pecho- y eso también es energía que se va generando; al igual que la gente que nos desea buenas cosas. Si no, decime vos, cómo se explica que de una casita de adobe, ahora tengamos esto…

La miro… y atisbo una respuesta en sus ojos.

Juan Pablo Eijo es de Ensenada, Buenos Aires, y será a partir de ahora nuestro colaborador especial en rumbo. Es periodista, fotógrafo y las crónicas periodístico-literarias de corte social son su especialidad. En la actualidad viaja por Argentina y otros países de la región a la búsqueda y captura de historias a pie del terreno.

¿Te gustó esta entrada? Puedes compartirla y también acceder aquí a otros ‘posts’ de Juan Pablo Eijo.

Tags: , , , ,



Tira el dado, cumple con tu buena acción del día

featured

Del usuario Flickr Apreche vía Creative Commons

Navegado por la red me encontré hace un par de días con este dado un tanto especial. Lo han dado en llamar ‘Dice for change‘ o ‘El dado por el cambio‘. Una simple y buena idea con la que comenzar la jornada. Se trata de lanzar el dado y establecer un compromiso para el resto del día con lo que quiera que obtengas. Estas son las opciones que puedes ver en su página web en la versión ‘Eco’ (ecológica).:

  • Separa la basura apropiadamente
  • Desenchufa todos los aparatos que se encuentren en ‘stand-by’
  • Cada vez que salgas de una habitación, te asegurarás de que no dejas la luz encendida
  • Par ir al trabajo o a la escuela hoy, usa la bici o ves andando
  • Ahorra agua en la ducha
  • Rehusa la bolsa de la compra

Tienen otras dos versiones más, la de la ‘Buena acción del día’ y la versión ‘Bienestar físico y mental’. La idea surge de un estudio creativo en Holanda. Los dados no son fáciles de conseguir de momento, excepto si cuentas con un teléfono desde el que puedas descargar ‘Apps‘ o aplicaciones o quieres comprarlo por internet, pero se nos ocurrió cómo hacer para comenzar a usar esta curiosa idea comenzando ¡ya!

1. Encuentra cualquier dado.

2. En una hoja en blanco y del uno al seis, lista las anteriores opciones o cualquier otra con la que te parezca que puedes estar haciendo un bien a nuestro planeta o a tu comunidad con tu pequeña acción del día.

3. Tira el dado y mantén el compromiso que te toque ese día acorde con la lista. Recuerda, todos tenemos nuestra parte de responsabilidad.

Como variante puedes cada día tirar el dado y seguir acciones que vayan encaminadas a realizar una buena acción del día, a tener más presente tu propio bienestar físico o mental, o lo que quiera que se te ocurra y que represente una buena forma de comenzar por la mañana. Mezcla todas, ¿por qué no?. Se nos ocurre que esta puede ser además una buena actividad para llevar a cabo en escuelas con los niños. Enseñamos, creamos conciencia, educamos en el compromiso… Si les parece interesante y conocen profesores, pásenlo.

¿Alguien cuenta con algún truco o juego que compartir? Compartan, compartan.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: ,



¿Qué es para ti la comunidad perfecta?

featured

Del usuario Flickr Keneth Cruz vía Creative Commons

El otro día me quedé embelesada con un video en Internet donde se preguntaba a diferentes personas por lo que significaba para ellos vivir en la ‘Comunidad perfecta’ o el ‘Barrio perfecto’. Aquí van algunas respuestas. La comunidad perfecta es aquel lugar donde:

  • La gente trabaja junta. Se da y se recibe apoyo mutuo.
  • Las personas son conscientes de cómo sus actos afectan al medio ambiente.
  • Las personas son conscientes de su rol como modelos de conducta para los niños y niñas que viven en ese barrio o comunidad.
  • Es un lugar donde puedes sentarte en cualquier sitio y comenzar una conversación con alguien, ya que aunque todos somos diferentes, hay muchas cosas que nos unen.
  • Es un lugar tranquilo donde conoces a tus vecinos.
  • Un barrio donde sientes a la gente como una segunda familia.
  • El lugar donde todavía puedes llamar sin temor a la puerta de tu vecino para pedirle un poco de sal.

Sin contexto de dónde se estaban llevando a cabo estas breves entrevistas, lo que percibí es que las personas que habían sido preguntadas vivían sin duda en alguna mediana-gran ciudad. La mayoría de ellos mencionaban la necesidad de un espacio tranquilo, donde poder escapar, estar en contacto con la naturaleza. También era obvio que existía mucho desconocimiento entre ellos y las personas que vivían cerca, quizás pared con pared…

¿Tienen entonces un sentido de comunidad más profunda las personas que viven en ciudades más pequeñas, en pueblos en el campo lejos de entornos urbanos? ¿Es posible mantener ese sentido de cercanía y confianza en las grandes urbes? ¿Comunidad significa algo diferente para alguien que vive en la ciudad frente a quienes viene en el campo o pequeñas poblaciones?

Cuéntanos cómo sería para ti la comunidad ideal, el barrio ideal y dinos desde dónde nos escribes (una ciudad o una población más o menos pequeña). Será interesante ver si suficientes de nosotros compartimos, si existen grandes diferencias entre lo que para unos y otros significa vivir en comunidad. ¿Me equivoco si digo que las ciudades son extraordinarias, pero a quienes vivimos en ellas nos falta un componente esencial de la vida en conjunto con otros seres humanos?. Esperamos tu participación.

Tags: ,



Recetas para comunicar, conectar, conseguir + (II)

Receta n2 para ONGs con registro en Idealistas: Consigue más mejorando el perfil de tu organización

Sácale el mayor provecho a nuestra web y conviértete en una organización que inspira, inventa, crea e interactúa. Tu misión y la forma en cómo la comunicas determina tu camino al éxito.

Si estás registrado pero tu perfil habla muy poco de ti, muchos serán los que piensen que tu organización tiene poco o nada que ofrecer. Pero si hablas claro de tu misión, visión y cómo estas pasando de la intención a la acción muchos serán los quieran hacer parte de tu organización ofreciendo su tiempo como voluntarios o aportando económicamente.

Muchas organizaciones ya están contribuyendo al cambio y aprovechando las herramientas que idealistas les ofrece. Estas son algunas

¿Qué pasos tengo que seguir?

1. Ingresa en Idealistas.org en la parte superior derecha de la pantalla (si olvidaste tu contraseña, solo haz clic en ‘¿Olvidaste tu contraseña?’ en la pantalla emergente).

2. Junto a tu nombre en la parte superior derecha, pasa el botón por encima del nombre de tu organización y haz clic en ‘Editar‘.

 

featured

3. Revisa la descripción y actualízala con información más completa. Recuerda que con esta descripción las personas pueden interesarse por tu organización. Dales razones para contactarte, despierta la curiosidad e interés de mucha gente que quiere ayudar! En muchos de los casos, puedes utilizar contenidos que ya tienes en tu página web, copiar y pegar. Revisa la ortografía y la gramática y si no tienes una página web, ¡estupendo!, este es el espacio para poner tu organización en internet.

4. Crea personalidad añadiendo una imagen al logo en el apartado ‘Logo o imagen’. Revisa el resto de la información y cuando todo esté bien haz clic en ‘Guardar’.

Idealistas.org es más que un directorio, es un espacio diseñado para interactuar, es por eso que te invitamos a que ingreses a Idealistas.org y te tomes tan solo unos minutos para actualizar la descripción de tu organización. Un pequeño paso puede hacer una gran diferencia. Puedes consultar dentro de la categoría ‘Recetas para comunicar‘, otras buenas sugerencias de la serie.

¿Tienes dudas? No dejes de ponerte en contacto con nosotros. Ah! Y si te interesa aprender más sober cómo sacar más partido de Idealistas, no dejes de darte una vuelta por las otras recetas de esta serie.

Tags: , ,



¿Adónde van los buenos propósitos?

Buenos propósitos

Los obstáculos siempre acompañan a los buenos propósitos…

Google abrió el año con la creación de un innovador mapa mundial de los buenos propósitos.

Un mes y medio después nos preguntamos ¿adónde van los propósitos cuando pasa el tiempo? ¿qué pasa con aquellos que nos se materializan? Seguro que tú mismo que nos lees te hiciste un buen propósito al principio de año.. ¿qué pasó?

La misión de Idealistas tiene mucho que ver con todo esto. Estamos convencidos de que existen en el mundo más gente con buenas intenciones que lo contrario. Entonces, ¿qué hacemos para que las intenciones no se queden solo en eso?. ¿Cómo transformamos intenciones en acción para facilitar cambios positivos, no solo en nuestras vidas, sino en las vidas de las personas y el entorno que las rodea?

Estos son los algunos de los principales obstáculos que a lo largo del tiempo hemos detectado que paran a las personas, cuando se plantean hacer algo por su propio bien o por el bien común:

  • Miedo a ser juzgados, a qué van a pensar tus amigos, tu familia…
  • El propósito es demasiado grande y esto me agobia porque no se cómo abordarlo
  • Transformaría mis intenciones en acción si pudiese hacerlo con alguien, en lugar de solo
  • No actúo por miedo a fracasar
  • No sé por dónde empezar, me falta claridad
  • Me falta información, conocimiento, habilidades
  • No tengo tiempo, no tengo dinero…
  • No creo que mi sola aportación vaya a hacer la diferencia

¿Cuál fue tu propósito para el 2013? ¿Has avanzado? Si no ¿qué te está parando?.

Cuéntanos si lo que te impide transformar tus intenciones en acción coincide con alguna de los anteriores o hay algún otro motivo. Entre todos podemos descubrir más sobre las razones que paran a las personas y cómo juntos podemos encontrar fórmulas para superar obstáculos. Iremos analizando estos obstáculos en futuras entradas.

Tags: , ,



Semana Global del Emprendimiento

Semana Global del Emprendimiento

¿Qué pasaría si iniciásemos un movimiento global que inspire a más gente a convertirse en emprendedores? Esta fue la idea original tras la ‘Semana Global del Emprendimiento’ que tienen lugar desde 2008 y que con el contexto socio-económico en que vivimos, no ha hecho más que crecer. Este año se celebrara esta misma semana, del 12 al 18 de Noviembre de 2012, así que todavía estás a tiempo de participar de alguna forma.

Algunos números desde entonces nos hablan de como para la presente edición se esperan un total de 35,000 eventos en más de 125 ciudades en los seis continentes. Durante estos días se llevarán a cabo conferencias, concursos, charlas, talleres… Para comenzar, una buena propuesta: ‘Jornada Internacional de Experiencias Emprendedoras’  que será retransmitida online, de modo que desde donde quiera que estés podrás conocer los casos de 9 emprendedores a nivel Hispanoamérica mañana 13 de Noviembre. La jornada se transmitirá desde Bogotá (Colombia) en las oficinas de Somos Más, y desde Madrid (España) en el International Lab. Para poder seguirla vía Internet, haz clic aquí.

La Semana Global del Emprendimiento es promovida a nivel global por la Kauffman Foundation en Estados Unidos y liderada localmente por organizaciones referentes en temas de emprendimiento.

Desde donde nos leas, si te interesa la propuesta, accede a la web global y de ahí a la de tu país correspondiente. Argentina, Chile, Bolivia, Colombia y muchos más ya están allí. Encuentra lo que está pasando en tu ciudad y súmate si te animas a emprender.

Tags: , ,