Emprendedores:


Cuenta conmigo para seguir soñando…

| URUGUAY |

Cortesía de Cuenta Conmigo Facebook Page

Cortesía de Cuenta Conmigo Facebook Page

¿Qué tiene que ver un entrenador de baloncesto con libros para niños?, probablemente nada o muy poco para muchos, pero no para Santiago Canto, un uruguayo amante de la lectura y con la convicción de ayudar a otros. Santiago vio en los libros una puerta a un mundo donde los niños pueden encontrar un entretenimiento sano y donde sus sueños y fantasías son los protagonistas. Así nace Cuenta Conmigo, un proyecto familiar que permite que niños y niñas en Uruguay puedan acceder a una lectura variada y solidaria.

Gracias a su empeño, el de su familia y la solidaridad de muchas personas, explorar libros, cuentos e historias es mucho más fácil para los pequeños que hacen uso de sus tres bibliotecas itinerantes de 250 libros cada una.

Conozcamos de la mano de Santiago su historia, que nos la cuenta a través de nuestras tres habituales preguntas:

¿Dónde estaba el problema, qué te hizo ver la necesidad?

“Lo primero que nos surge es la posibilidad. Ya no tenemos más niños chicos en nuestra familia y contando y recolectando fue tener los libros y llevarlos a una escuela y ahí notamos más que nada la necesidad que había. Fue un éxito, con los docentes y niños ya que aunque contaban con biblioteca, no estaba renovada, los libros ya los habían leído. Entonces decidimos llevarlos a más escuelas de la zona donde hay menos acceso a la lectura y a libros nuevos. Ahí fue que empezamos a crecer un poco más a través de las redes sociales, recolectamos libros, algunos nuevos y otros usados, los arreglábamos y empezamos con una biblioteca de 302 libros que comenzó andar por diferentes escuelas. Actualmente, tenemos dos bibliotecas escolares y una pre-escolar, cada una con 250 libros que rotamos mensualmente o dependiendo de lo que diga la escuela”.

 ¿Qué fue lo qué desencadenó tu paso a la acción? 

“Yo soy docente, trabajo con niños y además de este proyecto tengo otros proyectos sociales, siempre trato de colaborar. Lo que quiero es que los niños tengan una niñez más entretenida, por eso nosotros no apostábamos a la lectura, apostamos más a los sueños y fantasías de los niños. Como lectores, la lectura nos sumerge en un mundo nuevo. Mi idea es colaborar con la infancia además de que necesitaba hacer algo diferente, salir de lo que uno hace todos los días y ver hacia otro lado donde también hay necesidad”.

 ¿Cómo te hace sentir trabajar para un proyecto como este?

“En realidad, cuando me cuentan y veo el entusiasmo me siento contento, como tranquilamente contento, porque lo que uno se propuso se esta cumpliendo. El motivo sin duda son los niños pero también la alegría que esto me trae a mi y a mi familia. Por ejemplo, donde yo trabajo los padres me llevaron 200 libros, se genera conciencia, también editoriales nos han donado libros cuando se enteran del proyecto. Todo es bienvenido. Si puedo dar un consejo a alguien es que si tienen una idea, no se queden con la espina, porque más vale probar … si no sale, por lo menos aunque no sea algo grande será un granito de arena”.

Un muy buen ejemplo de como podemos ayudar con lo que tenemos, de manera simple pero inspiradora, ¿no creen?. Y como la idea es seguir avanzando… Cuenta Conmigo está trabajando en un nuevo proyecto alterno donde se ofrecerán talleres de narrativa e interpretación de cuentos. Para conocer más sobre este proyecto, cómo puedes ayudar o quizás para inspirarte un poco más, no dudes en seguirlos en su página en Facebook Cuenta Conmigo, también puedes contactar directamente a Santiago a: entrenador.santiago.canto@hotmail.com. 

Si te gustó esta entrada, quizás te interese leer: “Convéncete a ti mismo para convencer a los demás”  

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , ,



Emprendedores: Haciendo convivir el arte y la violencia

Juliana Bohorquez, fundadora de Meraki en uno de los talleres

Juliana Bohorquez, fundadora de Meraki en uno de los talleres

Cómo persona que amaba y trabajaba con el arte, Juliana se preguntaba, ¿pueden el arte y la violencia convivir?. ¿Cómo puede un contexto violento cambiar usando arte?

Así que comenzó a usar la vía de los documentales que servían como denuncia de situaciones en contextos violentos, documentales generadores de conciencia. Fue un tiempo donde la investigación y creación de historias la llenaba, pero llegado cierto punto comenzó a hacerse preguntas… Las respuesta la llevaron a crear Meraki, una organización consagrada al Desarrollo Humano y la Innovación Social, a partir de procesos basados en el Pensamiento Sistémico, el Arte, las Estrategias Creativas, el Coaching y la Gestión del Conocimiento.

Nos cuenta cómo fue el camino a través de nuestras habituales tres preguntas.

Juliana, ¿dónde estaba el problema, qué te hizo ver la necesidad?

Los procesos de investigación en los que me veía involucrada al crear mis documentales, me llevaron a estar amenazada de la guerrilla, paramilitares y estado. Yo he sido testigo de muchas de las cosas que han pasado en Colombia. Hacía documentales pero no generaba suficiente conciencia. Mira lo que pasa y ya. Sigo con mi vida y ya. Se hacía una exposición y sí, la gente pensaba ¡wow!, pero seguían con sus vidas y se olvidaban de lo que pasaba en el país.

Comprendí que se necesitaba un proceso de desarrollo humano y colectivo que permitiera una transición para pasar de pertenecer de un mundo de violencia a otra cosa. Tenía que ser un trabajo de tiempo, de proceso, no algo puntual. La obra no tenía que estar en todo lo que Juliana desarrollaba, sino que Juliana era parte de ese proceso vivo que podía ser expuesto.

Mi empeño ha estado siempre en solventar la brecha entre lo que somos y lo que hacemos. Para mi la coherencia es todo y ya no creía en lo que hacía, no podía seguir haciendo documentales y obra si para mi eso ya no servía, así que comencé Meraki y un trabajo más profundo con los chicos.

¿Qué fue lo qué desencadenó tu paso a la acción?

Comencé a trabajar con jóvenes porque pensaba, “esos chicos necesitan a alguien que los oiga y les permita hacer”, porque todo el mundo los tiene como que no sirven para nada, se drogan, todo es un problema. Y yo los comprendo. Así que empecé visualizando la posibilidad de que la obra, el proceso de creación se podía mover a trabajar con seres humanos en lugar de trabajar con materiales. Ahí lo vi súper claro. Eso fue hace dos años y medio.

¿Cómo te hace sentir trabajar para un proyecto como este?

Siento que todo esto es exponencial, se abren más campos de acción. Más gente me conoce y me llama y cuando empecé nunca pensé que podría hacer cosas así. Veo que lo que hace Meraki es algo que es necesario, sobre todo en una sociedad en transición. Si no nos conocemos y no sabemos quiénes somos y donde vamos. Necesitamos saberlo para tomar soluciones estructurales de cambio real. Y eso se hace con el trabajo con gente y no solo a nivel teórico.

Yo estoy feliz, empecé con algo chiquito y cada vez se abre más.

Si algo no te gusta, puedes quejarte o puedes intentar hacer algo. Para nuestra serie ‘Emprendedores’ buscamos gente que vio en un problema o en una necesidad, su oportunidad de pasar a la acción. ¿Tienes o conoces a alguien con un emprendimiento social que desee compartir?. Contarlo puedes servir no solo de inspiración para otros, sino de réplica. Escríbenos: es_blog@idealistas.org

Si te gustó esta entrada, también te puede interesar: Si te preguntases “¿y por qué no?”, ¿qué sería posible? u otras historias de nuestra serie “Emprendedores

Tags: , , , , , ,



Si te preguntases “¿y por qué no?”, ¿qué sería posible?

Mirando al futuro con optimismo.

Valentina Quagliotti, mirando al futuro con optimismo.

Valentina tiene dos pasiones, contar historias inspiradoras y poder ayudar a los demás. Averiguar cómo unir estas dos caras de la moneda en un proyecto sostenible del que poder vivir al tiempo que se contribuye a cambiar el mundo no fue tarea fácil, pero en el camino aprendió muchas cosas, la más importante: nada es imposible. Hoy esa conexión entre dos pasiones tiene un nombre: Ikusi, que significa mirada en vasco y que tienen mucho que ver con visibilizar historias desde una mirada diferente para generar un impacto.

El origen… 

Desde pequeña a Valentina le encantaban los lapiceros y las hojas en blanco de los cuadernos. Fue el nacimiento de su hermana Agustina lo que la motivó a escribir su primer libro a los 10 años, un libro con siete páginas donde todo su afán fue que la gente pudiese mirar la vida con otros ojos. “No podía entender por que cuando la vida era bonita todo estaba bien, pero cuando pasaban cosas no tan bonitas, la gente no podía tratar de mirar de manera diferente, encarar la vida con amor a pesar de la adversidad y ser felices. Mi objetivo con aquel libro era que la gente pasara el año 2000 más feliz”.

Valentina crece y decide estudiar comunicación, “durante todos esos años participo como voluntaria en muchas causas que me hacen tomar contacto directo con muchas otras realidades y mirar el mundo desde otros muchos puntos de vista” es así que vio claro que su vida tenía que ser una conexión de ambas: contar historias y generar impacto.  Lo que le dio la oportunidad fue, como cuando era pequeña, un papel en blanco donde plasmar un proyecto fin de curso. Tenía que ser capaz de partir de una idea donde aplicar los conocimientos de la asignatura creando un proyecto innovador de impacto. Es de ahí que surgen las primeras semillas del proyecto.

La idea deja de ser idea, para transformarse en realidad

Tras una sucesión de pasos, en 2012, la Universidad de Northwestern en Chicago selecciona a Ikusi entre 15 proyectos universitarios del mundo con un trasfondo social. “Allí encontré a un montón de jóvenes de edad similar a la mía con otro montón de proyectos pero que ya los estaban ejecutando, yo aún estaba en la idea. Me impactó particularmente una persona que hoy es amiga, de Pakistán. Su proyecto tenía que ver con la defensa de los derechos de las mujeres en su país y por esto no solo ella estaba amenazada de muerte, toda su familia había tenido que desplazarse por amenazas. Ahí se disiparon mis miedos, entendí que si ella había pasado de la idea a la acción y llevaba 6 años ejecutando este proyecto, yo no tenía nada que perder, en Uruguay nadie iba a matarme ni pasaría nada si la idea no funcionaba”

A la vuelta de Chicago y mediante un proyecto de recaudación de fondos vía internet, se recolectó lo suficiente para comprar los equipos que aún hoy usan.

“Tras esto SocialLab Uruguay nos dio su apoyo y poco a poco aunque no salimos a ofrecer, pronto las organizaciones se acercaron al proyecto lo que fue una prueba de la necesidad que tienen las organizaciones de mostrar lo que hacen. Estábamos en el camino correcto”.

Valentina con gente de Ikusi y los protagonistas de uno de los rodajes

Valentina con gente de Ikusi y los protagonistas de uno de los rodajes

Hoy en día Ikusi se ha convertido en un referente sin duda alguna en Uruguay, pero más allá les están llegando propuestas de grandes organizaciones a nivel regional que les piden videos para sus campañas, como fue en su momento el caso de UNICEF. Las empresas y sus departamentos de responsabilidad social surgen como potenciales clientes que en lugar de contratar a productoras generalistas, se decantan por una productora que desde el origen tuvo un perfil mucho más humano, así que el sueño de Valetina dejó de serlo hace tiempo. Hoy Ikusi y su potencial es lo que le hace levantarse por la mañana y encarar cada día con una sonrisa.

Qué aprendimos de Valentina:

No es la primera vez que alguien nos habla de cómo emprender no es un camino de rosas. “Es un gran reto, a veces quieres tirar la toalla, pero cada vez que eso pasa algo pasa al mismo tiempo que te impulsa a seguir”. ¿Son los astros, es una fuerza divina del más allá?… Lo que nos enseñó Valentina es el valor de darse a uno mismo el permiso de construir su sueño, aquello en lo que cree. Si haces de esa tu misión, de una forma u otra las cosas encajarán. Ikusi avanza y no tenemos duda de que así seguirá. La determinación y la creencia de Valentina en el proyecto y de todos los que desde su origen han creído y colaborado de una forma u otra, son imparables.

¿Cuál es ese proyecto en que si pusieras todas tu energía serías imparable y qué te para para darte la oportunidad?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , ,



Emprendedores: “Quiero gritarle a mis vecinos: ser feliz es muy fácil”

Anfora_Nicaragua

Probando la idea en Nicaragua

A Luis Merino el voluntariado le cambió la vida. Alguien, tras detectar su relativo desencanto con el día a día le animó a hacerse voluntario. Como le gustaban los libros y el estudio, esa oportunidad en una biblioteca que encontró un día en internet le pareció ideal. Se animó. No sabía que pasaría solo una tarde entre libros y tras esto un año entero entre personas, pero no cualquier tipo de personas.

La biblioteca estaba en un hospital de enfermos terminales y pronto el contacto con los libros se tornó en contacto con aquellos que esperan la muerte. Estar tan cerca de lo que es el final, le hizo ver el valor de la vida. Una vida, la suya, que había construido según le habían dicho que era lo correcto. Padre de familia y al cargo de decenas de ingenieros en una reconocida entidad bancaria de España, algo le decía sin embargo que no, que eso no era lo que debería ser la vida, no sentía que pertenecía a ese entorno, a esa estructura programada y ‘correcta’.

Lo que pasó a partir de ahí nos lo cuenta a través de una charla amigable. Hablar con Luis es hablar con un hombre como él dice ‘reencarnado’, vibrante, lleno de entusiasmo, de ganas de hacer la diferencia. El camino lo ha encontrado a través de una sucesión de experiencias y lo ha canalizado a través de un maravilloso proyecto, AnforaSoftware. Nos cuenta su historia, inspiradora y llena de coraje y amor por el otro en tres preguntas.

Luis, ¿dónde estaba el problema, qué te hizo ver la necesidad?

La verdad es que todo comenzó con mi contacto con el voluntariado, para mi fue como cuando la vida te da una bofetada para que reacciones. Yo vi morir a mucha gente, niños, jóvenes, ancianos en muchas diferentes circunstancias y esto me hizo ver que la vida de verdad es un suspiro. Me dije “yo voy a intentar hacer de la vida algo interesante, que cada mañana me levante con ganas”. Tenía que hacer algo para encontrar un sentido a ese escenario de cartón piedra que me parecía la vida.

Comencé hacer un curso de emprendimiento social y gracias a mucha gente que se movía en el campo de la cooperación me di cuenta de algo de lo que no era consciente: el mundo está lleno de dispositivos móviles. Yo no me lo creía. Pensaba que lo que le haría falta a la gente en muchos lugares sería calzado, ropa… otras cosas. Tuve que contrastarlo para darme cuenta que era verdad, hay millones y millones de móviles en el mundo y muchos se encuentran precisamente en países en vías de desarrollo. Fue entonces que me pregunté… ‘Y si introducimos contenidos educativos en dispositivos móviles para llegar a niñ@s en lugares remotos donde no llega la educación’. Si podemos hacer eso, podemos no cambiar radicalmente la realidad, pero dar posibilidades, abrir el horizonte para muchos… Así nació AnforaSoftware

¿Qué fue lo qué desencadenó su paso a la acción?

Luis y Alfredo. Impulsores de Anfora Software

Luis y Alfredo. Impulsores de Anfora Software

Mi hija tenía 7 años cuando un día me dijo, -“¿papá, me ayudas con los deberes?” – y me presentó dos hojas con 20 sumas y yo pensé… ‘este es el momento en el que Ángela va a odiar las matemáticas para siempre’ y yo, un tipo cuadriculado al que le encantan las matemáticas me dije ‘tengo que hacer algo’ y le hice un programa para el teléfono muy sencillo con música y sonidos para aprender a sumar. Cuando estábamos en un atasco, esperando en la sala del médico, o en ratos muertos aquí y allá… jugaba con el programa. Se motivó tanto que de repente las matemáticas pasaron a ser su asignatura favorita y comenzó a traer unas notas estupendas. Pasó de ser algo aburrido a ser algo divertido. Ahí es donde yo dije: ‘si hacemos que el aprendizaje mediante una forma divertida le pueda llegar a niños que estén en lugares donde de otra forma la educación no llegaría, ¿qué sería posible?‘. Nunca pensé que con lo que ofreces en el teléfono se van a hacer ingenieros, ni periodistas… pero sí  creo que puede ser la llave para que encuentren una motivación, que les despierte la pasión para poder aprender. Fue así que comencé AnforaSoftware, con un prototipo y lanzándome a probarlo primeramente en Nicaragua

¿Qué hace que el tiempo dedicado a este proyecto merezca la pena?

La vida es algo más de lo que te habían contado siempre. Siempre te han dicho que tienes que progresar, conseguir un trabajo estupendo, que tus vecinos te mirarán bien, que tu familia pensará que todo es genial, te vas a cambiar de coche cada poco tiempo… ¡es todo estupendo! ¡es genial! … pues nos han engañado. Eso no funciona, puedes llegar a lo que te han dicho y ver que vida sigue siendo gris y creer que no hay nada mucho más allá. Sin embargo hoy me despierto cada día a las cuatro de la mañana por que no puedo dormir, porque estoy emocionado. Tener la posibilidad en la mano de darle posibilidades a otra gente es lo mejor que te puede pasar. Puedes ayudar, puedes transformar, es algo impagable y me dan ganas cada mañana cuando me levanto de madrugada de abrir las ventanas y gritarle a mis vecinos, ‘es fácil, es muy fácil‘.

AnforaSoftware es un proyecto increíblemente inspirador a través del cual niños que de otra forma no tendrían contacto con la educación, pueden acceder a ella y encontrar la motivación por desarrollar el amor por el estudio, si se les hace divertido a través juegos y programas interactivos en dispositivos móviles. Con tabletas y juegos, lleva la educación a lugares recónditos así como a aquellos lugares donde hay niños que por otras razones pierden el contacto con el estudio, como niños en hospitales. Si quieren conocer más detalles sobre este proyecto, no dejen de navegar por su web.

Y si te gustó esta historia, esta otra te hará entender aún más donde para muchos se esconde la felicidad:  ‘Encontrando la felicidad fuera de la norma‘. Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



Emprendedores: encontrando la felicidad fuera de la norma

featured

Imagen de Óscar Pérez en uno de sus proyectos de HolaGhana

En ciertos lugares del planeta se tienen necesidades. En otros, nos las creamos. Mientras unos pasan hambre, otros se van dejando atrapar por un sistema basado en crearnos esas necesidades que tratamos de satisfacer con cosas materiales y que damos en llamar ¿felicidad?.

Óscar Pérez contaba con un futuro que a muchos les parecería prometedor. Su espíritu emprendedor y sus ganas de aprender le llevaron a montar su propio negocio, viajar al extranjero para mejorar su inglés y acabar trabajando para una compañía de renombre que pronto le haría darse cuenta que estaba en el camino equivocado. Óscar es otro ejemplo de cómo dar es la mejor riqueza que existe. Hoy nos cuenta cómo cambió el trabajo en una multinacional por la labor en el terreno a través de la ONG que él mismo puso en marcha: “Hola Ghana”. Tras ser voluntario y ver la necesidad de cerca, encontró la oportunidad que cambiaría su vida para siempre. Él mismo nos lo cuenta.

¿Qué fue lo que originó la idea de crear Hola Ghana? ¿Dónde viste un problema, una carencia?

“Me convertí  en joven emprendedor con 21 años montando un café-bar. ¡Fue como hacer un máster! Después residí en Londres y Nueva York con objeto de mejorar mi nivel de inglés. Trabajé en American Express durante dos años en Madrid pero tomé la decisión de dejarlo porque no me movía otro interés que el económico, para cubrir las necesidades que me había creado. Entonces me dediqué a reflexionar y pensar qué deseaba hacer con mi vida durante un mes, en el Camino de Santiago. Todo cambió cuando durante mi peregrinación conocí a Mamen. Quedé impresionado por su amor hacia los demás y sus experiencias de voluntariado de Burundi y la India. Pude apreciar la falta de oportunidades en esas sociedades para que los niños desarrollen su potencial. Decidí seguir mi destino y viajar a África para aportar mi granito de arena. Invertí todos mis ahorros en un viaje de voluntariado en Ghana. Tras pasar unos meses con los niños del orfanato y visitar la comunidad de donde procedían, pude apreciar el antes y el después de un proyecto de cooperación y empecé a creer que un cambio era posible. Entonces cobró forma la idea de devolver a esos niños desfavorecidos todo lo que me habían aportado, porque lo que me ha quedado claro es que en cualquier viaje de voluntariado te llevas más de lo que aportas y el que diga lo contrario creo sinceramente que no ha entendido nada en su viaje”.

¿Qué te movió a pasar a la acción?

“En primer lugar la figura de mi madre, Cándida. Es la persona que más quiero en este mundo y estuve a punto de perderla por una enfermedad tan extendida hoy como es el cáncer. Es la persona más solidaria que conozco, pero no por viajar a África o ser socia de dos o tres organizaciones, sino por dejar de vivir su vida para ayudar a su familia. En un momento concreto de mi primer viaje a África, sentí que lo que estaba haciendo servía de algo y que mi actividad era útil, parece que todo cobraba sentido. Me acordaba de lo afortunado que había sido por tener el cuidado de una madre y creo que simplemente encontré mi vocación, ofreciendo cariño a unos niños procedentes de una de las comunidades más pobres de la capital. Fue entonces cuando por las noches me puse a preparar un proyecto que después tuve ocasión de presentar a la directora del orfanato y acordamos establecer una colaboración juntos. La decisión que debía tomar era pasarme el resto de mi vida viajando como voluntario y esforzándome para ayudar en la medida de mis posibilidades y con mis limitaciones, o podía intentar dar luz a estas organizaciones locales cuya gran labor no se corresponde con su pequeño tamaño y buscar apoyos para conseguir desarrollar proyectos para la infancia. Creo que ya conocen la respuesta”.

¿Cómo te sientes trabajando y dedicando tu tiempo a una causa como esta?

“Me siento un privilegiado. En primer lugar por haber encontrado de nuevo ilusión en mi vida, tengo que decir que desde que comencé a trabajar siempre lo he intentado, he tratado de buscar mi lugar y encontrar algo que me llenase. También por otra parte, me siento egoísta en el sentido que mi esfuerzo se ve recompensado y me hace sentirme bien. Por un momento, he podido despertar y darme cuenta, que no se trata de vivir para uno mismo y que lo importante es compartir. Con éste sueño que persigo estoy completamente seguro de que no tengo nada que perder, pues si con el tiempo no consigo los apoyos para seguir realizando proyectos, las experiencias y los cambios conseguidos hasta la fecha perdurarán y merece la pena intentarlo. Nada más recomendar a la gente que no encuentre un sentido a su vida, que se dé una oportunidad y aprenda de unas sociedades mucho más desarrolladas que la nuestra en cuanto a FELICIDAD se refiere“.

Si algo no te gusta, puedes quejarte o puedes intentar hacer algo. Para nuestra serie ‘Emprendedores’ buscamos gente que vio en un problema o en una necesidad, su oportunidad de pasar a la acción. ¿Tienes o conoces a alguien con un emprendimiento social que desee compartir?. Contarlo puedes servir no solo de inspiración para otros, sino de réplica. Escríbenos: es_blog@idealistas.org

Si te gustó esta entrada, quizás también te interese : “Empendedores: De niños de la calle, a estrellas del deporte” u otras historias de nuestra serie “Emprendedores

Tags: , , ,



Emprendedores: 8 bibliotecas rescatando libros de la basura

featured

José Alberto en una de las bibliotecas

José Alberto Gutiérrez me habla con la misma calma y convicción que durante los últimos 15 años le han hecho rescatar miles de libros de la basura. Este hombre comprometido, sencillo, visionario… conduce cada noche un camión de basura por las calles de Bogotá. Un día descubrió que los desperdicios escondían tesoros en forma de libros. Decidió rescatarlos e incorporarlos a las estanterías de su casa, que con el tiempo, se convirtió en la primera biblioteca del Barrio de la Nueva Gloria donde vive con su familia, toda ella volcada con un proyecto que lleva por nombre “La Fuerza de las Palabras”.

Esta es la nueva realidad de un emprendedor que ha cambiado a través de los libros, la vida de muchos niños y adultos de barrios humildes de la capital colombiana. Su historia, contada una vez más, a través de tres simples preguntas…

¿Qué circunstancias originaron la idea de montar una primera biblioteca?

“Hace aproximadamente 14 años la casa era frecuentada por las señoras del barrio que venían a que mi esposa le realizara trabajos de modistería. Ellas notaban que había un estante lleno de libros en la sala y nos comentaban que se les dificultaba conseguir material para el desarrollo de las tareas y trabajos del colegio de sus hijos. Desde ese entonces los niños del barrio visitaban la casa que más libros tenia en el barrio para hacer sus tareas. Luego de esto yo comencé a encontrar libros en la basura que llevé a mi casa para seguir construyendo mi biblioteca personal. Cuando nos dimos cuenta la tuvimos hacer uso al completo del primer piso de nuestra casa que convertimos ya en biblioteca. Gracias al apoyo de personal voluntariado y de vecinos realizamos círculos de lectura y actividades que comenzaron a hacer más popular y concurrido de niños el lugar. Además de eso, los medios de comunicación han ido contribuyendo a la labor de difundir acerca de la biblioteca. A partir de ese momento, más personas en Bogotá que tienen libros en su casa llaman para donarlos, y así hoy tenemos alrededor de 8 bibliotecas”.

¿Qué fue lo qué desencadenó su paso a la acción?

“Vivimos en un barrio humilde al sur oriente de la ciudad de Bogotá y la biblioteca más cercana se encuentra muy distante, lo cual hace que no sea un lugar accesible para los niños que habitan en nuestro barrio y aledaños. Los hogares son compuestos en su mayoría por madres solteras y debido a las condiciones económicas, los padres deben salir a trabajar para conseguir el sustento de sus familias. Esto implica que los niños no están acompañados por lo menos de uno de sus padres y que permanezcan solos durante el día. Aquí es donde nace la necesidad de crear un espacio a los niños donde se ofrezca la guía necesaria para desarrollar sus labores escolares y además un lugar donde puedan hacer buen uso de su tiempo libre”.

¿Qué hace que el tiempo dedicado a este proyecto merezca la pena?

“Las personas conocían el proyecto y nos donaban libros. Al ver que ya el primer piso de nuestra casa estaba lleno, nos hizo pensar que con tantos podríamos comenzar a multiplicar nuestro sueño. De esta forma, no habría material amontonando desperdiciándose si no que al contrario, podría ser de mucha utilidad llevándolo a lugares con similares problemáticas sociales.

Realmente nos llena de satisfacción saber que le estamos compartiendo a la sociedad un poco de lo mucho que podemos dar como seres humanos, para la construcción de una nueva generación llena de valores, analítica y con un sentido de pertenencia por lo que tenemos como Colombianos”.

Si algo no te gusta, puedes quejarte o puedes intentar hacer algo. Para nuestra serie ‘Emprendedores’ buscamos gente que vio en un problema o en una necesidad, su oportunidad de pasar a la acción. ¿Tienes o conoces a alguien con un emprendimiento social que desee compartir?. Contarlo puedes servir no solo de inspiración para otros, sino de réplica. Escríbenos: es_blog@idealistas.org

Si te gustó esta entrada, quizás también te interese : “Emprendedores: construyendo ‘Un Techo para mi País” u otras historias de nuestra serie “Emprendedores



“Convéncete a ti mismo para convencer a los demás”

daniela1

Daniela en uno de sus talleres de dinamización de lectura

Daniela Rosito tenía solo 18 años cuando detectó una necesidad que tenía que ver con algo que ella adora: los libros. Una biblioteca llena de ellos a la que no se le saca partido era casi como cometer un crimen contra el potencial enorme que los libros pueden tener sobre las personas. Sobre qué la movió a transformar su idea en algo tangible y que ha aprendido por el camino hablamos con ella. Si te ronda una idea por la cabeza pero te está costando lanzarte, el punto de vista de Daniela te dará el empujón que necesitas seguro!

Daniela,  ¿qué te movió a comenzar Leamos un Libro?

Visitando una escuela pública para hacer un trabajo de clase pude notar como el colegio tenía una biblioteca repleta de libros (cosa que mi colegio nunca tuvo), pero también una bibliotecaria desesperada por motivar a los chicos y a los padres a desarrollar el gusto por la lectura en un contexto en el que no había apoyo del colegio o inicitivas orientadas a desarrollar la conexión entre personas y libros. Empecé a preguntar y me di cuenta que había un desconocimiento de los padres y chicos que la escuela que tenían esos libros.  Como visibilizar, cómo llevar eso que ya existe tanto a los padres como a los chicos, cómo motivarlos, ahí estaba la labor. Me movió el saber que yo podía hacer algo para mediar entre la necesidad de conectar una cosa con la otra y el reto, ¿cómo hago para captar su interés, para hacer de esto un proyecto exitoso y replicable?

El resultado es Leamos un Libro (también en tmblr aquí), , una organización que trabaja desde 2007 por la dinamización de la lectura principalmente en escuelas pero también en otro tipo de centros comunitarios.

A menudo la idea prende y después nos atacan los miedos, las excusas. ¿Cuáles fueron tus miedos iniciales?

No tuve miedo al principio, me puse inmediatamente a tocar puertas. El problema vino cuando me empecé a encontrar con los primeros rechazos.

Me di cuenta que aunque yo tenía la pasión, no todo el mundo se sentía igual. Me topé con la falta de apertura, las trabas, los cuestionamientos. Notaba como en muchos casos la gente se sitúa en un espacio de conformidad. Si les traías algo nuevo, lo veían como una cierta complejidad, como que les estabas tratando de sacar de la comodidad del momento.

Yo seguí tratando. Me dio muchas herramientas hablar con los demás. Me ayudó a entender lo que estaban haciendo y determinar qué puedo hacer yo para que la respuesta sea sí. En realidad la decepción y el obstáculo me hicieron más fuerte.

Paciencia y perseverancia: claves para avanzar.

Paciencia y perseverancia: claves para avanzar.

Una vez que echaste a andar, ¿qué pasó?

Usé las críticas para armar algo mejor, algo que llegó a la gente y comencé a tener resultados positivos. Me pareció que ahí había oportunidad.

Algo además muy importante de lo que me di cuenta es que a veces uno quiere abarcar mucho pero hay que conformarse con lo poco y que también las otras personas entiendan que es un paso a paso. El resultado es a menudo una cuestión de paciencia y perseverancia.

¿Qué lecciones has aprendido que puedas regalar a los demás para que se animen a pasar a la acción?

Primero, que usen los obstáculos a su favor. Son cartas que hay que usar. Se ponen en la mesa cuando uno quiere hacer algo y se miran de forma que puedas sacar lo mejor de esa experiencia.

Por otra parte si alguien quiere hacer algo, lo que simplemente necesita es esas ganas de hacerlo y entender la importancia de la perseverancia y paciencia.. Hay que estar preparado y uno tiene que tener la convicción. También es importante decírselo a uno mismo, “yo quiero y puedo hacer esto” porque solo cuando uno está convencido para uno mismo, está en disposición de convencer a los demás.

Tags: , , , , ,



Combinar voluntariado internacional, emprendimiento y aventura: ¿cómo?

Mutuo logo

y haciendo así realidad nuestros sueños…

Te sientes bien en tu día a día, pero solo bien. Sabes que en algún lugar alguien está viviendo la vida que tú quieres vivir…

Esta es solo una de las cinco razones que Valentina, Nataly y Ana usaron para convencerse de que si no ellas quiénes, y si no ahora cuándo. Tras acabar los estudios en la universidad pensaron que sería una buena experiencia combinar tres cosas que les apasionan: la comunicación, los viajes y la aventura y los proyectos sociales.

¿Cuántos de los que nos leen no han soñado con algo similar? ¿Qué les paró? … Traemos hasta aquí el caso de estas tres chicas mexicanas porque son el claro referente de quien piensa y actúa. Aunque tenían diferentes trabajos y estaban bien (cómo dice la cita inicial), sabían que eso no era suficiente. Entonces se plantearon ¿qué pasaría si se atreviesen?, ¿qué podrían crear que ahora no existe?. Así nació Mutuo: un proyecto social que apoya a organizaciones sin fines de lucro en sus causas sociales. Mutuo les ayuda a difundir su causa a través de estrategias de comunicación que motiven a la acción. Te lo explican mejor en este video de presentación:

 

Dónde están y qué les ha llevado hasta aquí….

La idea de mezclar tus habilidades poniéndolas al servicio de una causa, viajar y generar un impacto social no es nueva. Muchos buscan quién les oriente sobre cómo hacerlo, otros ante la incertidumbre, eligen pagar a agencias que les organizan el viaje con propósito solidario… A esta tres aventureras nada las paró. Por supuesto estaban perdidas al principio pero su compromiso con dar forma a un proyecto que las llevase a donde querían ir haciendo lo que querían hacer, las ha puesto a las puertas de tomar pronto su primer avión.

¿Qué es lo siguiente…?

Valentina, Nataly y Ana andan estos días ultimando detalles y tocando puertas para conseguir sponsors.  La idea es que salgan para su primer destino, Tanzania, a mediados de julio para luego dirigirse a Sudáfrica.

Estas chicas son un ejemplo a seguir para todos los que hemos alguna vez querido o queremos vivir una aventura así y al tiempo generar un impacto positivo. Les vamos a seguir la pista y les iremos contando más allá de cómo les va el viaje, qué es lo que están aprendiendo y cuáles son sus consejos para aquellos que se estén planteando hacer algo similar.

Hasta la próxima parada en ruta, si haces clic en ‘Me gusta’ en su página de Facebook, serás testigo de sus avances. Puedes seguirlas también en Twitter y en su canal de YouTube.

Acompáñalas en la cuenta regresiva de la aventura más grande de sus vidas y de lo que pueda ser la tuya un día si te dejaste inspirar. Y si tú también te animas a emprender rumbo, anímate a compartírnoslo.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



Biblioteca Paquete: Libros que cambian vidas

Santiago Presas vive en Carretera la Cruz un barrio costero en Concordia, Entre Ríos, Argentina, una comunidad en crecimiento donde solo los emprendedores dispuestos a cambiar su dura realidad pueden convertir verdaderas intenciones en acción.

Cortesía de www.facebook.com/biblioteca.paquete

Cortesía de www.facebook.com/biblioteca.paquete

Santiago es uno de ellos, de aquellos que sueñan y actúan, que quieren cambiar su barrio a punta de esfuerzo y empuje. “El barrio de Carretera La Cruz viene de atravesar una historia de décadas de abandono estatal absoluto, falta de recursos, delincuencia y pauperización, la lucha es día a día por poder comer, y mantener el rancho indemne entre las bandas y consumidores o vendedores de drogas”, Santiago.

Sin embargo, hay algo más interesante en este barrio que los índices de delincuencia; personas que aunque enfrentan una realidad difícil, están dispuestos a cambiar, a innovar y servir de vehículos de paz, socialización y crecimiento.

Desde que Santiago llegó a Carretera la Cruz empezó a pensar qué podía hacer para cambiar aquel que sería su hogar. Después de tres años, Santiago ha desarrollado proyectos de saneamiento, plantado árboles, entre otras iniciativas, a las que miembros de su comunidad se han unido. Ahora, su más reciente intención y acción es hacer de su barrio un mundo en el que los libros alejen los malos pasos, abran nuevos horizontes y construyan una sociedad más partidaria, solidaria y educada.

Biblioteca Paquete

Libros de la Biblioteca Paquete

Libros de la Biblioteca Paquete

Con solo una mesa y unos cuantos libros comenzó lo que es hoy un proyecto social importante en su comunidad. La Biblioteca Paquete, como se llama la iniciativa, está ubicada en el segundo piso de su casa, está aún en construcción pero esta viva y esta siendo usada por miembros de la comunidad, quienes están aprendiendo a través de los libros cómo salir adelante.

Los temas en los que se centra esta biblioteca popular son ambientales, de reciclaje, libros de “autoayuda”, gestión comunitaria, cooperativismo, tratamiento de aguas, técnicas alternativas de construcción, huertas y técnicas orgánicas, agroecología, generacion de conciencia,  etc. En otras palabras todos aquellos temas de interés comunitario que ayuden a mejorar la calidad de vida de los miembros de este barrio, su comunicación y participación social.

Método de Préstamo

La biblioteca no tiene fichas ni catálogos. Los libros que entran van siendo fotografiados y puestos en Facebook. Una persona se lleva un libro, sin más compromiso que cuidarlo y devolverlo cuando lo termine de leer, y a cambio deja:

  • Un paquete de bolsas de basura, un lápiz, una hoja o cualquier alimento que les pueda servir a otras personas para almorzar. También pueden dejar una planta, cinta adhesiva, etc. El material puede ser simple, pero de gran valor.

  • Quien no tiene para pagar se lo lleva gratis, pero puede aportar su energía en cualquier proyecto de los que están en marcha como voluntario. Algunos de esos proyectos pueden ser plantar árboles, ayudar en temas de reciclaje comunitario, proyectos de saneamiento, etc.

La Biblioteca Paquete apunta a multiplicar y fortalecer los proyectos y buenas voluntades. Pretende unir solidaridad, integridad con educación, desarrollando la confianza en el otro y multiplicando la colaboración.

Aunque el camino sea duro y de a ratos me sienta desmotivado o piense que estoy haciendo las cosas mal por no encargarme más de mi propia vida, no deja de ser gratificante y muy prometedor, y cada día se abren nuevas perspectivas. Y te digo una cosa, cada vez que alguien me dice que esto que estoy haciendo, sirve y es bueno, me da fuerzas para seguir buscando soluciones, ya que los medios son escasos, y sin embargo, al buscarlas aparecen … porque el mundo es muy pequeño, como lo veo yo, y todos estamos conectados en la búsqueda de la misma solución a través de distintos formatosSantiago Presas.

Si quieres conocer más acerca de la Biblioteca Paquete y cómo puedes ayudar, no dejes de contactar a Santiago a través de su página en Facebook o en su perfil en Idealistas.org.

¿Conoces otra historia inspiradora, solidaria y  que merece ser contada?, ¡compártela con nosotros en los comentarios!

Si te gustó esta historia, no te pierdas 8 bibliotecas rescatando libros de la basura.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , ,



De la simpleza de un asado nace algo extraordinario

asados

En Asados

Ale Lucchesi, un realizador audiovisual argentino de 32 años, soñador y emprendedor, junto con un grupo de amigos decidió empezar un nuevo camino, en el que el sueño por un país mejor se hace posible a través de la unión y la integración social que surgen de un asado.

Lucchesi empezó a preguntarse cómo usar su energía y creatividad en pro de un bien social. Tras agrupar muchos conceptos que tenía dando vueltas, decidió enfocarse en una de sus tradiciones: los asados. Se dio cuenta que un asado generaba una unión natural que ayudaba a conocer al otro, y fue allí que decidió agrupar esta tradición con el aspecto social. ¿El resultado? “En Asados”, una organización sin fines de lucro que nace el 20 de enero de 2014.

Unión + conocimiento + aprendizaje = En Asados

La idea del proyecto es generar asados abiertos en los que grupos, fundaciones, ONGs e individuos interesados en ayudar a sus comunidades puedan agruparse en un solo lugar y a una hora específica en un asado comunitario en el que la unión +el conocimiento + el aprendizaje sean claves para conocer las necesidades de la comunidad, lo que se está haciendo y falta por hacerse para mejorar.

 “De la unión va a surgir naturalmente una fuente de inspiración a nuevas cosas“. Ale Lucchesi

En los asados todo el mundo puede participar independientemente de su ideología política o religión. El único ingrediente, o por lo menos el principal no es ni la carne ni los vegetales, es un corazón dispuesto a conectar y ayudar a su comunidad.

¿Cómo puedo ayudar?

Aunque el nacimiento del proyecto es reciente, las ganas están presentes, ya seas una organización argentina con sede en Buenos Aires o una persona interesada en conectar con organizaciones para pasar a la acción, puedes comunicarte con “En Asados” para participar de diferentes maneras a través de su página oficial en Facebook haciendo clic aquí o mandando un correo electrónico a enasados@gmail.com.

Hasta el momento “En Asados” ha contado con la colaboración de Pedro Barruffaldi (co-fundador), analista en sistemas y el encargado del desarrollo estratégico de la iniciativa. “En Asados” agradece especialmente a Maria del Rosario Cereigido de Contruyo Puentes y Silvia Flores de la cooperativa la JUANITA de la Matanza por confiar en el proyecto.

Alejandro como ciudadano argentino preocupado por su comunidad vio en un asado, parte tradicional de su país, una oportunidad para pasar a la acción. Desde donde nos lees, ¿qué es típico en tu país y cómo crees que puedes integrar tu cultura con el cambio social? 

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , ,