Hasta siempre Galeano

Galeano no ha muerto, se hizo un hueco en muchos de nuestro corazones y nunca se irá del todo. Esta carta destila humanidad y agradecimiento. Nos la comparte desde TECHO Luis Bonilla, director para la región de México y Caribe y nos pareció que merecía la pena compartirla. Disfruten de su lectura.

Por Luis Bonilla, director de TECHO para la región México y Caribe

Eduardo-Galeano

Recordar:
Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón.

Gius:

No podría en estos momentos ponerme a hacer el intento de reflexionar sobre todo lo que tus ideas han significado para las luchas de nuestra Latinoamérica. Sin lugar a dudas serán cientos los que a partir de este día, además de recordarte, pondrán bajo la óptica crítica tus ideas, tu arte y tus sueños. Lo justo. Tampoco te vas a salvar de los aduaneros de la literatura y del conocimiento, dedicados a poner fronteras a la creación.

No podría. Pero tampoco puedo dejar pasar este día sin recordar el camino que hemos recorrido juntos. Y que también has recorrido en el tiempo y espacio con miles de jóvenes latinoamericanos que nos apuntamos ilusionadamente a tratar de construir futuro.

Nos conocimos en la casa de Julius. Estábamos juntos algunos amigos y eran los tiempos entre el colegio y la universidad, en los cuales es normal que surja algún fervor por las consignas revolucionarias. Recuerdo cuando sacó un libro de un estante de la sala. Nos comentó que si teníamos alguna aspiración de ser revolucionarios, había que leer bien ese texto. “Las Venas Abiertas de América Latina”. Me señaló una frase precisa: “En América Latina resulta más higiénico y eficaz matar a los guerrilleros en los úteros, que en las sierras o en las calles”.

Meses después, lo encontré en la biblioteca de la UCA. Lo alquilé. Salí de la biblioteca y lo abrí: “Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez”. Y para ese recién iniciado estudiante de las ciencias económicas fue una tempestad de economía política, escrita con una argumentación accesible y lleno de historias de todos los tiempos de nuestra región.

Para leer la carta completa haz clic aquí.

 

Luis Bonilla es salvadoreño, licenciado en economía. Luis partió como voluntario de TECHO (en ese entonces Un Techo para mi País) y apoyó al equipo de Nicaragua a implementar el trabajo junto a los pobladores de asentamientos. Además, trabajó dentro del equipo de Desarrollo de Fondos de la organización a nivel regional. Actualmente, es  el director regional de TECHO en México y El Caribe, encargado de apoyar la gestión de 3 de los 19 países en que la organización mantiene presencia en Latinoamérica.

Tags: , ,





Add Your Comment

¿Quieres ver tu foto en los comentarios?Haz clic aquí para actualizar tu foto en Gravatar.