Los trabajadores del tercer sector, ¿entre los más infelices?

¿Existe el trabajo perfecto?

Para muchos poder trabajar en una ONG, hacer algo que genera un impacto positivo en los demás y que te paguen por ello, parece un sueño y sin embargo, hoy nos llamó la atención como en países como Estados Unidos, donde el Tercer Sector genera una importante cantidad de puestos de trabajo, la percepción sobre trabajar en organizaciones sin fines de lucro dista mucho de lo que podríamos pensar.

Un estudio de la Revista Forbes nos revela las industrias donde la gente se siente más y menos feliz en su trabajo. El estudio se basa en un análisis del sitio web CareerBliss.com donde se analizaron las percepciones de 43.000 empleados por cuenta propia de todo el país. Se les pidió que evaluaran nueve factores que afectan al grado de felicidad en el centro de trabajo: relación con sus jefes y compañeros, ambiente de trabajo, recursos, compensación, oportunidades de crecimiento, cultura de trabajo, tareas diarias y control sobre el trabajo realizado a diario. Tras puntuar cada factor, estos fueron los resultados:

Industrias donde las personas están más contentas (siendo 1 los más felices):

  • 1 – Gobierno
  • 2 – Educación
  • 3 – Venta al por mayor y distribución
  • 4 – Inmobiliaria y construcción
  • 5 – Telecomunicaciones

Industrias donde las personas están más descontentas (siendo el 1 los más infelices):

  • 1 – Comercio
  • 2 – Medios de Comunicación
  • 3 – Software e internet
  • 4 – Organizaciones sin fines de lucro
  • 5 – Agricultura y minería
Decepción

Cuidado con generar falsas expectativas

Nos llama la atención que precisamente trabajar ayudando a otros genere insatisfacción. ¿Cuáles pueden ser las razones?

En este interesante blog (en inglés), se muestran ejemplo de las falsas creencias que se pueden tener sobre el trabajo en el tercer sector. A pesar de trabajar para el tercer sector y estar feliz de hacerlo, la autora propone una fantástica reflexión de por qué puede llegar a ser un trabajo no tan gratificante como algunos creen y como las falsas percepciones pueden llevar a la decepción. Aquí van 5 falsas creencias sobre trabajar en el Tercer Sector:

  • Tendrás más equilibrio entre tu vida personal y profesional: no necesariamente, los recursos normalmente son escasos, las necesidades crecientes y los niveles de implicación pueden ser tanto o más exigentes que en la empresa privada.
  • No tendrás que tratar con cretinos nunca más. Todo el mundo será bueno, comprensivo y agradable. Como en todo grupo formado de forma semi-aleatoria… puedes llegar a encontrar de todo y tener que lidiar también con conflictos internos dentro del equipo.
  • Todas las ONGs son centros de caridad. Error, muchas no trabajan directamente con los más desfavorecidos y no es fácil ver el impacto en primera persona. Se trabaja desde un escalón más arriba y es entonces donde la burocracia o las tareas administrativas se multiplican hasta el punto que puede que te encuentres en tu nuevo trabajo con el mismo tedio que estás tratando de dejar atrás.
  • En el tercer sector es es más fácil encontrar un trabajo: depende del país, en los nuestros no se genera tanto empleo, pero ciertamente en países más avanzados en el desarrollo del sector, poder entrar a formar parte de él puede llegar a ser realmente difícil. Con mucha gente con alto grado de preparación específica incluso en este campo, la competición por un puesto de trabajo puede ser tan feroz como en le sector privado. Las buenas intenciones no son suficiente. Más y más se demanda un alto grado de profesionalización.
  • Quieres devolver al mundo parte de lo que sientes que el mundo te ha dado. Estupendo, pero mejor que asumas que lo que el tercer sector puede ofrecerte para vivir, nunca será tan lucrativo como trabajos en el sector privado. En definitiva, idealiza pero siendo realista. No podrás ayudar al mundo si no puedes mantenerte a ti mismo.

En definitiva, buenas reflexiones sobre la felicidad y también las posibles decepciones o expectativas frustradas de trabajar en un sector a veces ¿”idealizado”?. ¿Trabajas para alguna organización sin fines de lucro? ¿En qué manera crees que puede hacer a alguien más feliz trabajar en este sector y a qué retos te enfrentas o has enfrentado en el pasado?

—-

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , ,





Comentarios (11)



  1. Maria escribió:
    14 February, 2014 a las 3:51 pm

    todo eso es real. El tercersector exije profesionalismo, para poder ser competitivo y autosustentable, tanto o mas que cualquier empresa. Al menos desde hace unos años. Y es muy importante que esa realidad la comprendamos todos los que trabajamos en ONGs e instituciones sin fines de lucro.
    Y luego ocurren pequeños milagros diarios… saber que llegó la ayuda a quien más lo necsita, saber que fuimos puente para que eso que parecia imposible logre concretarse…
    y te vas a dormir sabiendo que hiciste lo mejor que podías y lo que estaba a tu alcance para transformarrealidades.
    No siempre los resultados son inmediatos y felices… pero saber que no sos indiferente, a pesar de la indiferencia diaria que vivimos, creo que paga cualquier esfuerzo, cualquier bronca, cualquier mal dia de trabajo.
    Esa es la ecuación que me cierra. y si soy feliz y agradecida de poder hacer lo que hago. Aunque soy conciente queno todos sienten esa dicha.


  2. Sofia escribió:
    14 February, 2014 a las 11:14 pm

    No es una tarea fácil y es un fuerte compromiso que uno desearia que todo que ingrese al sector asuma y no lo vea solo como un trabajo.
    Antes de trabajar para el tercer sector trabajaba en una agencia de Publicidad.
    Horas y horas de esfuerzo y dedicación para que un evento de una gran empresa salga perfecto, me iba a dormir cansada pensando que al dia siguiente seria igual y no tendria suficiente tiempo para cambiar nada del mundo (aunque suene utópico, es la utopía que nos sostiene)

    Hoy trabajo pensando que mi esfuerzo puede ayudar a muchos niños a tener una mejor calidad de vida. Trabajo y me capacito duro por ellos. Es cierto que no es fácil, no ganamos mucho, no siempre se logra lo que se sueña, pero cada sacrificio vale por mil dias como ese. Luchando por ideales.
    Así como Maria, me siento feliz y agradecida.


  3. Carmen Elisa escribió:
    15 February, 2014 a las 3:04 pm

    El proyecto de vida implica satisfacer sus propias necesidades entre las que se encuentra el altruismo., cuando se logra esto se puede decir que su vida se ha realizado, lo importante es tener las competencias para desarrollar, formular ejecutar y gestionar recursos para lograr la metas en un proyecto planteado. no se puede actuar solo con el corazón.


  4. andrea leonor escribió:
    15 February, 2014 a las 9:44 pm

    Participo voluntariamente en una Fundaciòn , mi ùnico objetivo es poder acompañar a pequeños con leucemia, y tambièn acompañar a sus padres en este momento dificil que les toca, claro està que es ad honoren , voluntariado pero mi ùnico motor es que esos niños sonrìan, hago todo lo posible por acompañarlos, en fin sè que el dìa de mañana recordarè esto como algo que me llenò el alma y acompañò a las personas,saludos,


  5. […] base a una publicación hecha por idealistas.org se inició el sano debate de coniderar si los trabajadores del tercer sector están entre los más […]


  6. Equipo de Sumá Fraternidad escribió:
    18 February, 2014 a las 2:12 pm

    Hola a todos, publicamos un extracto de nuestro comento. Muchos saludos a todos, y gracias por darnos la oportunidad de compartir nuestras opiniones.

    La nota nos parece excelente, y describe varios puntos muy importantes para todos los que trabajamos en una organización de la sociedad civil. También los comentarios de los lectores son buenísimos.

    Como premisa, evidenciaría un punto, que me parece relevante, acerca de la nota de Forbes. No es para restarle importancia a la tabla de posiciones, pero la “distancia” entre el ámbito laboral más feliz y el nuestro no es enorme (4,07 frente a 3,81, en una escala de 0 a 5, me imagino). De todos modos, la diferencia existe y es necesario analizar sus causas, para estudiar posibles soluciones.

    En nuestra opinión, muy en síntesis, hay dos factores clave que pueden afectar la percepción de felicidad en nuestro trabajo. A) La precariedad de las condiciones laborales (que en el actual contexto socioeconómico siempre será mayor respecto a quiénes trabajan en la administración pública, por ejemplo). B) Una respuesta menos positiva de lo esperado a nuestra labor diaria: pueden ser críticas que nos llegan de los colegas, de la sociedad en general, o de los mismos destinatarios de nuestras actividades, visto que en muchos casos trabajamos en ambientes relativamente difíciles; o también puede ser un sentido de frustración por no alcanzar todos los objetivos que nos habíamos fijado.

    ¿Cuáles pueden ser las soluciones? Para el primer punto, hay que trabajar cada vez más en consolidar financiariamiente nuestras organizaciones, o por lo menos en reducir en lo posible las consecuencias negativas del trabajo precario. Pero, siempre con la consciencia que la estabilidad a largo plazo se encuentra en mayor medida en otros ámbitos laborales. Con respecto al segundo punto, tenemos que asumir las críticas o los fracasos como parte de nuestras tareas solidarias; por lo tanto, utilizamos ambas cosas (si llegan) para mejorar cada vez más la calidad de nuestro trabajo, porque nadie es perfecto, sin dejar que afecten nuestra autoestima o las ganas de trabajar para un mundo más justo y fraterno. Acompañando poblaciones vulnerables, nuestra tarea primordial sería compartir o suscitar alegría y esperanza; en caso contrario, seríamos como la sal que pierde su sabor.


  7. Elena Martin escribió:
    19 February, 2014 a las 4:30 pm

    Tendría comentarios para cada uno de sus comentarios… todos tan sabios, todos tan comprometidos, todos tan llenos de corazón.

    Gracias por participar con sus impresiones en esta reflexión, en una conversación que va más allá del contenido del artículo y que ustedes enriquecen con sus experiencias, sugerencias inclusive propuestas de soluciones. Sigamos generando comunidad para seguir aprendiendo y avanzando juntos. Sigamos adelante!


  8. guido butticci escribió:
    4 June, 2014 a las 1:33 am

    Muy buena la nota y ni que hablar de los comentarios. En mi vida he recorrido todos los sectores. Hoy me encuentro en el tercer sector y debo decir que aunque la remuneración sea paupérrima, o muchas veces ni siquiera existe, no he encontrado nada que supere el agradecimiento de un necesitado; ver la felicidad de la gente que recibe una ayuda, o cuando le das una mano, no tiene precio. Hoy estoy dedicado de lleno a intentar hacer el bien, a pesar de que las donaciones como los subsidios , son muy escasos y no encontramos toda la solidaridad que se necesita. Estos sectores nacen por las falencias y/o nichos que cada estado, o los gobiernos de turno no cubren. Me agrado mucho el tema. Hasta la próxima..


  9. MarguiSB escribió:
    4 June, 2014 a las 1:01 pm

    En mi opinión, como persona que siempre está preguntándose y proponiéndose cambiar desde el sector privado al 3er sector, la respuesta esta en el por qué los 5 trabajos con mayor contento: y en mi opinión es que son trabajos con “resultados” claramente visibles pero con plazos no inmediatos, relativamente estables, que no dependen de la relación con el público (trato directo al menos).
    Por el contrario, los trabajos del segundo grupo son trabajos que tiene trato directo con el publico, con evaluación de resultados casi inmediato, y en constante cambio de paradigmas.

    Básicamente: es un tema de condición humana, de la necesidad de un TIEMPO de procesamiento, así como de un resultado medianamente previsible, de un “poquito de éxito”.

    Como cierre, recuerdo una charla con un psicólogo especializado en adicciones que en su momento me dijo: esto es para un tiempo de la vida, cuando uno es joven, cuando todavía tiene fuerzas para pelear contra los molinos de viento, donde el 200% de tu esfuerzo resulta en un 5% de éxito…


  10. ¿Trabajar en una ONG nos hace felices? - Sumá Fraternidad escribió:
    12 August, 2016 a las 9:40 am

    […] base a una publicación hecha por idealistas.org se inició el sano debate de coniderar si los trabajadores del tercer sector están entre los más […]


Add Your Comment

¿Quieres ver tu foto en los comentarios?Haz clic aquí para actualizar tu foto en Gravatar.