¿Necesitamos más o menos idealistas?

idealistas

Cortesía de Shutterstock

Mientras el concepto de emprendimiento social continúa ganando fuerza, no faltan las voces que cuestionan el “idealismo” de personas que ante problemas que hasta ahora el sector privado, público o el tercer sector no han conseguido resolver, se lanzan a dar respuestas creando productos o servicios que generen un impacto social.

Nos tropezamos con este artículo de David Brooks del que se desprende cierta ironía. Nos habla de aquellos que en muchas ocasiones han pasado un tiempo estudiando, viviendo fuera, o han viajado a algunas de las regiones más pobres del mundo y que a partir de ahí ,deciden desarrollar una iniciativa que va mucho más allá que un trabajo de 9 a 5. Un proyecto con un propósito que para ellos da sentido al trabajo que cada día consume una buena parte de su día.

A pesar de que afirma que es difícil no sentirse en algún momento inspirado por estos “idealistas”, según él la mayoría de estos emprendedores sociales tropiezan con dos importantes vacíos:

  1. Su poca fe en los procesos políticos y creen que el cambio real sucederá en otra dimensión. Brooks está convencido que se necesitan reglas y que no habrá verdadero progreso social sin progreso político.
  2. Una falta de reconocimiento de la importancia de crear orden social previo a lo demás. Según Brooks “Muchos de estos activistas hablan como si los problemas del mundo pudiesen resolverse si prestamos más atención, somos más compasivos y conseguimos contar con más recursos”.

Según Brooks, la capacidad de generar respuestas es limitada a menos que se esté dispuesto a combatir la corrupción y el desorden, y en su opinión, no es ahí donde estos emprendedores sociales están centrando la mayor parte de sus esfuerzos.

La respuesta no se hizo esperar en otros artículos alrededor de la red, como este de EccoGreen (organización que trabaja con emprendedores sociales), donde desdicen a Brooks con múltiples ejemplos reales de personas alrededor del mundo trabajando en iniciativas relativas a combatir este tipo de problemas. De hecho puntualizan como el 6% de todos los emprendedores sociales con los que ellos trabajaron en 2012, estaban interesados en combatir el fraude electoral, generar mayor acceso a los procesos políticos, reformar el sistema judicial, etc. Afirman además como en los últimos 5 años,  trabajando con este mismo tipo de colectivo, el 28% están liderando organizaciones que trabajan para mejorar problemáticas que tienen que ver directamente con asuntos relacionados con la sociedad civil.

Su conclusión es que sí, que el mundo necesita una buena dosis de idealismo ya que son estos idealistas los que a pesar del caos de la ley y el orden, creen que un gran cambio no solo es necesario sino que es posible.

¿Qué opinión te merecen estos nuevos actores del siglo XXI, los emprendedores sociales?. ¿Son las estructuras según las conocemos hasta ahora suficientes, prioritarias o se necesitan nuevas soluciones? ¿Confías en que de alguna forma son estos nuevos emprendedores sociales los que den respuesta a los grandes desafíos de nuestro tiempo? Esperamos tus comentarios.

Tags: , , , ,





Comentarios (2)



  1. Maria escribió:
    20 January, 2014 a las 7:02 pm

    Sin duda alguna, necesitamos muchos mas Idealistas en nuestro tiempo.
    Durante años se ha matado al Idealismo en pos de responder a paradigmas socio culturales y patrones de globalización. Creo que por fin el mundo esta despertando y reaccionando frente a los sistemas que no dan respuesta a las individualidades.
    Lo masivo no siempre es lo más positivo para todos, miles de personas quedan excluídas del sistema social en todo el mundo… por no hablar de millones.
    Gracias a los Idealistas, las realidades de estas personas excluídas pueden transformarse.


Add Your Comment

¿Quieres ver tu foto en los comentarios?Haz clic aquí para actualizar tu foto en Gravatar.