ONG, ¿cómo equilibras corazón y eficiencia?

Nuestro corazón es grande, pero... ¿cuánto de eficiente?

Nuestro corazón es grande, pero… ¿cuánto de eficiente?

El nacimiento del tercer sector, comenzó a dar respuestas a problemáticas donde el gobierno no llegaba y donde las empresas ni se paraban a mirar. Mientras que las organizaciones sociales siguen hoy trabajando muchas veces a pulmón por resolver necesidades urgentes, las empresas continúan poniendo el foco en los beneficios… pero algo está cambiando.

El sector privado, más caracterizado por la eficiencia y generación de resultados, está comenzando a ver el beneficio de ser socialmente responsable, de ponerle un poco de corazón a la cuenta de resultados.

Por otro lado las ONGs, especialmente con la llegada de un nuevo actor, los emprendedores sociales, se pregunta cómo hacer para que su misión sea sostenible, más allá de donaciones o ayudas de gobierno o fundaciones.

Para un sector que en su mayor parte había puesto más corazón que estrategia y eficiencia, esto resulta tanto un reto como lo es para una empresa el hacer creíble su genuíno interés, más allá de la proyección de una buena imagen, en generar impacto social o ambiental.

En definitiva:

MUCHO CORAZÓN + POCA EFICIENCIA = POBRES RESULTADOS

MUCHA EFICIENCIA + POCO CORAZÓN = FALTA DE HUMANIDAD

(en una sociedad que demanda cada vez más de lo segundo)

¿Cuánto puntúa tu organización?

Aunque nos cueste, hay que poner más atención a ciertas cosas....

Aunque nos cueste, hay que poner más atención a ciertas cosas….

Dejemos que las empresas decidan cómo seguir moviendo ficha y centrémonos en ver cómo nosotras, las organizaciones sin fines de lucro, hacemos para comenzar a equilibrar la balanza para avanzar en terreno más firme. Vamos a pedirte que puntúes del 1 al 10 (siendo 1 nada y 10 totalmente)

  • ¿Cuánto de eficaz y productiva dirías que es tu organización?
  • ¿Cuánto de corazón se le pone a trabajar que realizan?

Si tu respuesta es 10 en ambos casos, sigue así. Si existe un desequilibrio, entendemos que el corazón está pesando más que la eficiencia (ya que si el corazón está poco o nada presente, quizás deberían reconsiderar su figura legal). Entonces, ¿qué puntos pueden ayudarnos a equilibrar la balanza?, a seguir cultivando el corazón pero ir ganando cada vez más en eficiencia para aportar resultados que generen mayor impacto en aquellos a quienes servimos.

Aquí van algunos puntos para comenzar a reflexionar. Cada uno de ellos puede llevarles meses de trabajo desarrollar, pero la mera generación de conciencia, puede ser un buen inicio:

  • ¿Cómo comunicas? – Sea lo que sea que estás tratando de conseguir, lo primero que tienes que hacer es comunicarlo bien. ¿Por qué tu proyecto merece mi tiempo, dinero o esfuerzo? No se trata solo de pedir lo que se necesita, sino de convencer haciendo ver el valor de la aportación de quién da.
  • ¿Cómo manejas a tus voluntarios? – Cuando necesites voluntarios, no olvides que además de reclutarlos hay que mantenerlos, motivarlos, engancharlos.
  • ¿Cuánto de claras están tus metas? ¿tienes un plan para conseguirlas? – Difícilmente podemos conseguir lo que queremos si andamos demasiado ocupados en el día a día sin pararnos a pensar en el qué y el cómo de lo que queremos. Hay que ser específico, ponernos fechas y trazar un plan. Esto, aunque pueda parecer una pérdida de tiempo no lo es, se ha demostrado que las personas o las organizaciones que fijan metas, son mucho más exitosas que las que no lo hacen.
  • ¿Cuánto de profesional es tu equipo? – De nuevo, las buenas intenciones están bien, pero debemos comenzar a pensar que la profesionalización puede no solo hacer nuestro trabajo más fácil, sino conseguir mejores resultados que impacten directamente a la comunidad a la que servimos. Si no se puede ir a la universidad o no se tienen los medios para estudiar pero sí una conexión a internet, los MOOCs pueden ser una buena vía de acceso a conocimiento que te ayuden en el día a día. También no dejes de buscar a aquellas organizaciones que en cada país se dedican a capacitar a organizaciones en diferentes temas.
  • ¿Cómo te financias y qué más puedes hacer para ser sostenible? – Súper importante es comenzar a cambiar la mentalidad de que tenemos que vivir de lo que venga de fuera. ¿Y si además de seguir solicitando ayudas o donaciones nos preguntamos qué podemos hacer nosotros para generar recursos propios? Aquello que recae en terceros nos es útil, pero es mucho más impredecible que lo que podamos llegar a crear en casa.
  • ¿Cómo usas la tecnología a tu favor? – Tener miedo de usar la tecnología es pegarnos un tiro en el pie y querer seguir avanzando. Hay muchísimas herramientas gratuitas, sencillas y eficientes que pueden hacer el manejo de tu organización mucho más fácil. Aquí van algunas.

¿Cuáles son según tú, otras consideraciones que como organización puedes considerar como espacios a los que poner más energía, recursos y esfuerzos para mejorar la eficiencia y acompañar al corazón?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,





Add Your Comment

¿Quieres ver tu foto en los comentarios?Haz clic aquí para actualizar tu foto en Gravatar.