¿Por qué llora tu perro?

perro triste

¿Cuál es tu clavo? Imagen cortesía de Shutterstock

¿Te gustan los cuentos?… este te hará pensar. Muchas conclusiones se pueden sacar del mismo, así que lo compartimos para que nos cuentes qué te parece.

Érase una vez un señor sentado a la puerta de su casa viendo a la gente pasar. Su perro le acompañaba tumbado junto a él con gesto contrariado y constantes gemidos que delataban que algo le pasaba. Gemía y gemía hasta que una de las personas que paseaban por la calle que lo observó preguntó al dueño:

– ‘¿Por qué está llorando su perro?’

‘Porque se ha tumbado encima de un clavo…’ , contestó él.

‘Y si se tumbó sobre un clavo ¿por qué no se mueve y se tumba en otro lugar?’,  preguntó intrigado el paseante…

‘Sencillo, es porque el clavo no le molesta lo suficiente…’

Escuchando este cuento nos preguntamos en qué medida todos estamos tumbados encima de clavos… cuántas son las cosas que nos molestan, nos hacen ruido, nos frustran, pero seguimos nuestro camino o continuamos observando desde la comodidad de nuestro sofá. Enfadados a veces, pero sin levantarnos y hacer algo más que lamentar las situaciones que nos afectan.

¿Qué clavo te molesta? ¿Cuál es esa causa que te toca la fibra sensible? Nunca es tarde, recuerda que en Idealistas.org hay miles de organizaciones trabajando en las más diversas causas. Usa nuestro buscador para ver quién ya está trabajando en los asuntos que más te importan y contacta directamente con la organización para ver cómo puedes dar una mano.

No dejes que el clavo te pinche hasta el punto en el que el daño se haga demasiado grande. Conecta, actúa, comparte. Cuéntanos qué te pareció la moraleja del cuento.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Encuéntranos también en Facebook y Twitter.

Tags: , ,





Comentarios (2)


  1. Patricia escribió:
    5 November, 2013 a las 12:03 pm

    Me pareció muy bueno el cuento!!!….quizás porque me identifiqué con el perro. Yo también tengo un par de clavos y parezco aletargada, quieta en una posición de la cual me cuesta mucho salir y es la necesidad de conseguir un empleo. Me perturba, me resulta poco creíble, cuando trabajé toda mi vida, y eso me viene atormentando, pero sin embargo no logro moverme de allí, sigo encima del clavo.!!!


  2. Lisandro L. Arm. escribió:
    5 November, 2013 a las 4:06 pm

    No me gustó el cuento, muy poco creativo, y muy básico (sin ofender). De todas formas voy a dar mi opinión.
    Bajo un sistema capitalista no es fácil ayudar gratuitamente en la causa que te moviliza, la mayoria de las organizaciones buscan ayuda voluntaria, me parece muy bien que lo hagan, pero lamentablemente uno necesita dinero para vivir, y no le queda otra opción que ocupar el tiempo en realizar trabajos remunerados (si lo consiguen). Todo es culpa del sistema, y los que apuestan a él.


Add Your Comment

¿Quieres ver tu foto en los comentarios?Haz clic aquí para actualizar tu foto en Gravatar.