5 hábitos clave de la gente que hace

Crea bueno hábito para transformar en acción tus ideas

Crea bueno hábito para transformar en acción tus ideas

Hay dos tipos de personas, los que piensan y hacen y los que tienen ideas pero no las llevan a cabo.

Entre estos últimos seguro hay muchos de los que nos leen y seguro muchas de esas ideas aún presas de un mundo imaginario, son ideas con impacto, ideas que pueden hacer una diferencia, generar un cambio social. Si ya están ahí, ¿no es una pena que el mundo vaya a perderse tu aportación?.

Aquí van cinco claves que a base de mucho hablar y trabajar con gente que piensa y hace, nos ha llevado a idenficar puntos en común de aquellos que no se quedan en el mundo del pensamiento, pasan a la acción y en muchos casos han iniciado proyectos increíbles que hoy están teniendo un impacto social relevante. Toma nota:

1. Define el qué, y hazlo de manera que puedas compartirlo en una frase. Lo más difícil en muchos casos es llegar a ese punto de claridad, pero si no lo haces, en el proceso perderás muchísimo tiempo tratando de tomar decisiones al no saber si se ajustan totalmente al objetivo final del proyecto. Cuando tienes claro el qué, todo fluye y en el camino, encontrarás mucho más fácil el decir sí o no a las cosas que vayan surgiendo, porque sabrás claramente a donde quieres llegar.

2. Si te paran las dudas, si no sabes si serás capaz…. encuentra en tu ciudad dónde se junta la gente que ya está haciendo, personas con ideas, con proyectos innovadores, con ganas de cambiar las cosas. Más y más sobre todo en ciudades grandes se muntiplican los espacios de co-working, los eventos relacionados con emprendimiento, las charlas empoderantes… Si no estás ya ahí, atrévete a salir de tu círculo de rutina y mezclarte con ellos. Cada día son más y desde aquí tenemos la certeza que si te rodeas de positividad, acción y buenas ideas, será más fácil que pongas las tuyas propias en marcha.

3. Hazte amig@ del ‘y si…’: no te quedes en lo obvio, piensa más allá de lo común, mezcla conceptos y hazte esa pregunta “Y si en lugar de hacer esto así, lo hiciésemos de esta otra forma… cómo sería?”. Esto te ayudará a generar posibilidades, potenciar la creatividad e enriquecer tus ideas para generar ideas incluso mejores.

4. Recibe las opiniones de los demás: siempre cuatro ojos ven más que dos, cuatro cabezas piensan mejor que una. Por experiencia propia, aún no conozco un caso que cuando he compartido cualquier cosa antes de lanzarla, no pueda ser mejorada con la perspectiva y mirada de otros. Siéntete cómodo con la crítica constructiva y a provéchala para mejorar aquello que estás queriendo llevar a cabo.

5. Siempre co-crea: muy importante, el ego y las hipótesis nos llevan a menudo a creer que sabemos lo que sí funcionará y cómo vamos a hacerlo para que funcione. Pero lo cierto es que sin hablar directamente con aquellos que recibirán tu colaboración, tus servicios, lo que sea que estés queriendo ofrecer, lo que haces no es más que asumir, lo que no prueba que estés en lo cierto. Sal ahí fuera, escucha, crea, afina, vuelve a escuchar… Conseguirás no solo más efectividad, sino más compromiso por parte de aquellos con los que estés interactuando.

¿Eres uno de aquellos que tiene un idea y nada le para, se pone manos a la obra de inmediato? Cuéntanos qué otros aspectos según tú son importantes para echar a andar y convertir tus ideas con impacto en realidad.

Si te gustó esta entrada, seguro también te interesará “Considera borrar estas 5 expresiones de tu vocabulario“, u otros temas relacionados con conceptos importantes para dejar de pensar y ponerte en marcha.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , ,



Considera borrar estas 5 expresiones de tu vocabulario

Cuida tu lenguaje. Está creando tu realidad.

¡Cuida tu lenguaje!. Está creando tu realidad.

Todos tenemos buenas intenciones para cambiar el mundo. Algunos actúan, otros no. En este proceso muchos son los obstáculos que pueden impedirnos pasar a la acción. Uno de ellos, increíblemente sutil pero poderoso, es nuestro lenguaje. Por que sí, por si no te habías dado cuenta, tu lenguaje estás creando tu realidad. ¿Que cómo es eso?

El poder de hacer algo comienza en tu cabeza, con un pensamiento o intención que luego se puede traducir a palabras.  Tu lenguaje puede ser totalmente empoderante, lo que te ayudará a transformar tus ideas para cambiar el mundo en realidad, o totalmente desempoderante. De alguna forma está revelando aquellas cosas en las que crees o no crees, y en consecuencia generará posibilidades u obstáculos, por que sí  ¿no es bien cierto que a veces no necesitamos quién nos ponga obstáculos, nos los ponemos nosotros mismos?  Aquí van cinco expresiones que si sueles usar a menudo, quizás quieres considerar borrar de tu vocabulario:

1. No tengo fuerza de voluntad: a menudo nos culpamos por no avanzar con algo, porque ‘no tengo fuerza de voluntad’. Esta expresión está implicando una carga, algo que se siente un gran esfuerzo, entonces, ¿por qué no sustituirla por algo más empoderante?. Qué tal: ‘Si cambio ciertos hábitos, seré capaz’.

2. A ver si hay suerte: implica que estamos dejando el resultado de algo al libre albedrío de una fuerza externa que no podemos controlar. Me gusta decir que la suerte no se tiene, se hace. Más bien pregúntate qué puedes hacer tú para generar tu propia suerte en lugar de quedarte sentado esperándola, puede que no llegue nunca.

3. Hay que tener esperanza: igual que el término anterior. Tener esperanza no es malo, pero no es suficiente. Una vez más, implica cierta ‘falta de acción’ por parte del individuo que espera con esperanza, en lugar de crear las condiciones para cambiar las cosas.

4. No hagas… o deberías hacer: si te encuentras diciendo esto a menudo a terceras personas, para por tu propio bien y pregúntate, ¿a quién le gusta que le digan lo que tienen que hacer?. Seguro a ti mism@ tampoco. Que uses esta técnica con las personas a tu alrededor solo va a conseguir ponerlas a la defensiva y generar situaciones que harán las cosas más difíciles.

5. Lo puedo intentar: alguien dijo, “O lo intentas o no lo intentas”. O actúas o no, el hecho de decir “Voy a intentarlo” o “al menos lo intenté”, tienen ciertas implicaciones. Cuando dices “voy a intentarlo”, ¿cuánto de convencid@ estás de que podrás conseguirlo?. Si estás 100% convencido de que lo conseguirás, no dirías mejor: “Voy a hacerlo”. Es más una cuestión de convencimiento que de esfuerzo.

En definitiva, todos desvelamos con nuestro lenguaje nuestros pensamientos. Es bueno ser más consciente de ellos para trabajar en pensar y hablar de una forma que nos ayude a avanzar en lugar de pararnos. Si lo que estamos buscando es precisamente pasar a la acción y cumplir cosas, muchos de estos pensamientos y palabras nos están haciendo un flaco favor. Y tú, ¿qué es eso que dices habitualmente y que te está aportando más negatividad que avance y ganas?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



Cómo cambiar el mundo según Gandhi

Cambiar al mundo

Cambiar al mundo

El grande, el luchador y emprendedor Gandhi cuyo legado traspasó fronteras y cuyas enseñanzas han perdurado y cambiado vidas, nos dejó las claves más sencillas pero poderosas para cambiar al mundo. Aquí te van algunas de ellas:

1. Sé el cambio que quieres ver en el mundo.  Esta frase no requiere mayor explicación. Si de verdad quieres cambiar algo debes empezar por ti.

2. Sin acción no vamos a ningún lado. Es importante tener la intención de cambiar, de ayudar, de aportar pero sí una buena intención no va acompañada de acción no se logra nada. Es como el conocimiento, puedes tener mucho pero si no lo llevas a la práctica es como una hoja en blanco, no hay nada.

3. Persiste. Sin importar lo que pase, los obstáculos que se hayan presentado en tu camino, los verdaderos triunfadores son aquellos que siguen persiguiendo sus sueños en medio de la adversidad.

4. Mira lo bueno de las personas y ayúdalos. El hombre es grande exactamente en el grado en el que trabaja por el bienestar de sus semejantes“. Gandhi nos enseñó que Cuando ves lo bueno de las personas es más fácil motivarse para estar al servicio de ellas. Así que continúa su legado y empieza a repartir toneladas de ayuda.

5. No te conformes. No te limites. Continúa. El hombre es un ser que debe estar en constante aprendizaje, es por ello que no debemos parar de explorar y aprender. Al permitirnos evolucionar estamos dándonos la oportunidad de ser mejores seres humanos.

6. Tus pensamientos crean tu realidad. Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”. Gandhi.

7. No perdamos la fe. Mahatma Gandhi lo decía, no porque unas cuantas gotas esten sucias sobre el oceano (la humanidad) debemos perder la fe en la humanidad. Los buenos somos más y aunque hay muchas cosas por cambiar, existen muchas otras que debemos resaltar. Un cambio sí es posible.

Luego de conocer su legado, su vida y enseñanzas, Gandhi nos sigue dando claves para cambiar al mundo. Esta en especial lo resume todo y no requiere explicación: La diferencia entre lo que hacemos y  somos capaces de hacer, resolvería la mayoría de problemas“- Gandhi.

_

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Tags: , ,



Receta para convertirte en un agente de cambio

shutterstock_137869184

¡Siente. Analiza y Actúa!

Si quieres cambiar al mundo, hacer que menos oportunidades para pasar a la acción se desaprovechen y que más personas encuentren en ayudar al otro inspiración para cambiar aquello que les molesta, quizás lo tuyo es ¡sentir, analizar y actuar!

Aquí te van los 5 ingredientes que no pueden faltar en tu travesía. Como todo agente de cambio, la cantidad exacta por ingrediente dependerá de tu idea, el lugar en que la pienses ejecutar y tus habilidades sociales e intrapersonales… En definitiva esta es la canasta de ingredientes y tú, eres el chef.

1. Pasión por una causa. Uno de los ingredientes sino, el más importante, es la pasión por aquello que te estremece de corazón y que es la base por la cual quieres cambiar el mundo. Cuando haces algo que te gusta estás más predispuesto a intentarlo una y otra vez y a disfrutar mientras lo haces. La pasión es lo que en realidad mueve hacer que las cosas pasen.

Si aún no sabes qué es aquello que te apasiona al cambio, puedes empezar preguntándote, ¿qué te molesta de tu alrededor?, ¿qué proyecto o propuesta en tu comunidad o ciudad puede ser mejorada para beneficiar a otros?, si pudieras dedicar tu vida a cambiar una sola cosa sobre tu comunidad, ciudad, país o el mundo, ¿cuál sería?.

2. Análisis de la situación. Para cambiar al mundo positivamente no solo se necesita de las ganas de hacerlo sino de la conciencia necesaria para entender que todo problema tiene su raíz. No basta con “suponer” en que debemos focalizarnos para lograr el cambio que queremos, debemos analizar por qué pasa lo que está pasando. Conocer aquello que impide progresar a tu comunidad te puede ahorrar disgustos, tropiezos y ganar más adeptos, (personas que como tú crean en tu idea).

3. Valor para intentarlo hasta el cansancio. Muchas ideas no logran su objetivo hasta después de varios intentos. Ser conscientes de ello y estar dispuestos a tomar riesgos y aprender de los fracasos es parte importante de un agente de cambio. Si eres un agente de cambio, eres quien asume responsabilidades en lugar de crear excusas.

Si aún sientes que debes trabajar en este aspecto intenta pensar ¿qué perderás si lo intentas?, ¿la excusa que doy es realmente relevante o simplemente no quiero seguir adelante?.

4. Acción. Parece ser obvio, pero para ser un agente de cambio tienes que cambiar, es decir actuar. No basta con generar ideas, tienes que ponerlas en marcha con una mente innovadora y positiva.

Para lograr que tus ideas dejen de ser solo eso, debes realizar un plan en el que delimites tiempos precisos, esto te ayudará a llevar un record organizado y actualizado de los pasos que estas realizando para la ejecución de la idea. Los grandes sueñan pero solo los que actúan cambian al mundo.

La receta no puede estar completa sin tu toque personal. Ese ingrediente que te hace único como todo agente de cambio, así que el quinto ingrediente lo pones tú. ¡Cuéntanos cuál es!  y recuerda…

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”, Gandhi

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



¿Por qué llora tu perro?

perro triste

¿Cuál es tu clavo? Imagen cortesía de Shutterstock

¿Te gustan los cuentos?… este te hará pensar. Muchas conclusiones se pueden sacar del mismo, así que lo compartimos para que nos cuentes qué te parece.

Érase una vez un señor sentado a la puerta de su casa viendo a la gente pasar. Su perro le acompañaba tumbado junto a él con gesto contrariado y constantes gemidos que delataban que algo le pasaba. Gemía y gemía hasta que una de las personas que paseaban por la calle que lo observó preguntó al dueño:

- ‘¿Por qué está llorando su perro?’

- ‘Porque se ha tumbado encima de un clavo…’ , contestó él.

- ‘Y si se tumbó sobre un clavo ¿por qué no se mueve y se tumba en otro lugar?’,  preguntó intrigado el paseante…

- ‘Sencillo, es porque el clavo no le molesta lo suficiente…’

Escuchando este cuento nos preguntamos en qué medida todos estamos tumbados encima de clavos… cuántas son las cosas que nos molestan, nos hacen ruido, nos frustran, pero seguimos nuestro camino o continuamos observando desde la comodidad de nuestro sofá. Enfadados a veces, pero sin levantarnos y hacer algo más que lamentar las situaciones que nos afectan.

¿Qué clavo te molesta? ¿Cuál es esa causa que te toca la fibra sensible? Nunca es tarde, recuerda que en Idealistas.org hay miles de organizaciones trabajando en las más diversas causas. Usa nuestro buscador para ver quién ya está trabajando en los asuntos que más te importan y contacta directamente con la organización para ver cómo puedes dar una mano.

No dejes que el clavo te pinche hasta el punto en el que el daño se haga demasiado grande. Conecta, actúa, comparte. Cuéntanos qué te pareció la moraleja del cuento.

Tags: , ,



7 pasos para hacerte voluntario

Cortesía de Shutterstock

Cortesía de Shutterstock

Si te gusta ayudar a quienes más lo necesitan y ves en el voluntariado una oportunidad para apoyar los esfuerzos de quienes están trabajando por un mundo mejor, te interesará conocer los 7 pasos más importantes para empezar tu camino solidario como voluntario:

1. Busca tu causa. Piensa en las razones para hacerte voluntario, observa las necesidades que hay a tu alrededor e indaga sobre la causa en la que te gustaría colaborar.

2. Analiza. Tomate tiempo para pensar en tu disponibilidad de tiempo, tus habilidades y destrezas pertinentes para la función en la que te quieras comprometer.

3. Averigua organizaciones. Busca diferentes alternativas que se ajusten a tus intereses y que te permitan desempeñar tu función de voluntario.

4. Averigua requisitos. Hazlo una vez hayas delimitado tu búsqueda y tengas claro la o las organizaciones a las que quieres ayudar. Examina detalladamente los requisitos. Si es un voluntariado fuera de tu país ten en cuenta tu presupuesto, visados y demás documentación que puedas necesitar.

5. Elige tu(s) oportunidades de voluntariado. Examina detalladamente cada una de las oportunidades de voluntariado que te interesen. Ten en cuenta los horarios, tareas asignadas, experiencia requerida (si alguna).

6. Compromete. Una vez hayas elegido la oportunidad que se ajuste a tus intereses y los recursos que dispones, entrega lo mejor de ti. Así asegurarás en gran medida que tu labor tenga el impacto deseado tanto para la comunidad a la que quieras ayudar como para ti mismo.

7. Disfruta. Lo mejor del voluntariado es que es una acción libre y por ello, el disfrutarla durante el proceso es clave. Puede ser una experiencia maravillosa en la construirás relaciones con los miembros de tu comunidad que pueden durar toda la vida. Además, de la huella que puedes crear en las muchas personas que ayudarás.

 ¿Te ánimas a seguir estos pasos? si ya los has hecho, nos encantaría saber de ti y de tu experiencia como voluntario o anfitrión.

———

Si te gusto esta entrada, te recomendamos leer ‘Encuentra una oportunidad de voluntariado y avanza en tu carrera profesional‘, ‘5 preguntas a considerar antes de hacerte voluntario y ‘5 razones que nos mueven a ser voluntarios‘.

Tags: , , , , , ,



Tengo una idea para cambiar el mundo… pero me falta disciplina

Calendario

Del usuario Flickr “Mario F. Monsalve” vía Creative Commons

Obstáculo #9 para transformar tus buenas intenciones en acción: Me falta disciplina

¿Es tu falta de constancia una de las razones por las que no avanzas cuando tienes una idea? Comienzas con muchas ganas, pero poco a poco te desinflas encontrándote de nuevo en el punto de partida: con ideas pero sin avance.

Tranquil@, no eres un caso perdido. El primer paso comienza precisamente por reconocer cuál es tu patrón, por darte cuenta de que a menudo inicias cosas pero no las acabas. Si eso te frustra y te gustaría de verdad comenzar y acabar ese proyecto en mente, aquí van algunas claves que te ayudarán:

  • El tiempo no se tiene, se hace: establece un compromiso y ponlo en tu agenda. Decide qué día o días de la semana vas a trabajar en esa idea que tienes en mente y trátalo como una prioridad. A menos que decidas que las cosas que te gustan o quieres hacer son prioritarias, siempre habrá razones para que continúen sin serlo.

  • Se muy específico: no decidas únicamente que pasarás “X” horas a la semana desarrollando aquello que quieres hacer, decide qué día o días, dónde, cómo y durante cuánto tiempo. Será más fácil mantener el compromiso si esto está muy claro.

  • Planificación

    Del usuario Flickr “Pepe Antonio” vía Creative Commons

    Identifica detalles: ¿cuáles son esas pequeñas cosas te están faltando, y es por eso que no empiezas a avanzar?. Ve y consigue ese algo que te falta o no comenzarás nunca. El ejemplo puede ser tan simple como que necesites un espacio cómodo o silencioso para desarrollar tu idea y en tu casa no tienes la tranquilidad suficiente o el espacio. Considera ir a la biblioteca, o reorganizar los muebles para contar con un espacio de trabajo para ti.

  • Pregúntate: ¿en qué medida esto tiene un verdadero valor para mi?. El compromiso te va a llegar haciendo algo en lo que realmente crees, que realmente te gusta, te apasiona o te toca de alguna forma personal.

  • No lo pienses mucho y actúa: es fácil entrar en la parálisis por análisis. Cuanto más pensemos algunas cosas, más oportunidades para encontrar aquello que nos desanime. ¿Qué es lo peor que puede pasar si das un primer paso? Empieza por ahí, por algo pequeño que te ayudará a empezar a moverte y después, sigue leal a tu compromiso.

  • Traza un plan: si sabes dónde estás y sabes lo que quieres conseguir, ya tienes mucho ganado. Mucha gente no lo sabe. A partir de ahí, traza una hoja de ruta, define los pasos que necesitas para llegar desde el punto A al punto B. De esta forma te será más fácil estar organizado y avanzar.

¿Crees que la disciplina no es uno de tus puntos fuertes y que ser mejor en este sentido te ayudaría a avanzar? ¿Hay alguna técnica que te ayude a ser más constante cuando quieres llevar adelante una idea?

Si hay algo que particularmente representa un obstáculo para ti cuando tienes la intención de hacer algo, cuéntanoslo. Seguro no serás el únic@ y podemos seguir tratando de analizar y superar juntos los obstáculos que nos paran.

En la serie “De la intención a la acción” analizaremos cuáles son los obstáculos más comunes que las personas encuentran y que les impiden transformar sus buenas intenciones en acción. Trataremos de encontrar las claves para revertir el obstáculo y ayudarte a seguir adelante.

Tags: , , , ,



¿Quieres realmente hacer la diferencia?, pregúntate qué te duele

Entre otras muchas razones, si hay una de peso que mueva a las personas a transformar sus intenciones en acción es la de que algo les moleste profundamente, les frustre, les conmueva, les duela.

Lo que realmente nos toca la fibra sensible, es visto a menudo como esa ‘gota que colma el vaso’. Cruzada la línea no hay opción, no hay marcha atrás, no hay excusas. No importa lo fácil o difícil que sea: actuar pasa de ser una opción a una necesidad.

Esa acción puede tener muchas caras. Puedes decidir dejarlo todo y viajar a un continente lejano para colaborar con una causa, salir con tu termo de café a la calle y ofrecer algo caliente a quienes sufren el invierno sin un techo, o dejar de comprar productos de una determinada marca por una determinada razón.

En primera persona…

Imagen de la web Café Pendiente Argentina

Imagen tomada de la web Café Pendiente Argentina

Sol Verdier tropezó un día con un cuento. Esta diseñadora gráfica freelance, mamá que trabajaba desde casa se sintió tan movida por el mensaje de la pequeña historia, que sintió que no cabía otra que hacer algo al respecto. Era el cuento del Café Pendiente (por favor, no dejen de leerlo si aún no lo han hecho: es conmovedor). Dicho y hecho, ese mismo día montó una página web y una página en Facebook. Cinco meses después 40.000 personas siguen la iniciativa en la red social que durante todo este tiempo no ha parado de recibir peticiones, sugerencias, cafés sumándose, donaciones, gente ofreciéndose voluntaria e iniciando el café pendiente, la empanada pendiente, el juguete pendiente… en otras ciudades incluso otros países de habla hispana.

 

Petición NO MÁS 970: Soberanía alimentaria en Colombia

Petición NO MÁS 970: Soberanía alimentaria en Colombia

Carolina Escobar es colombiana pero vive en España. Para ella el detonante fue el documental “9.70, una resolución del Gobierno de Colombia que regula el uso de las semillas dentro del país obligando a los campesinos a comprar cada año semillas certificadas, en lugar de poder guardar las mejores para la siguiente cosecha, como tradicionalmente se ha venido haciendo durante generaciones. Las cosas indignan cuando son injustas y duelen incluso más cuando tocan a tu propio país y a tu propia gente. Carolina, nieta de agricultores y desde España, pudo pensar en la separación geográfica como barrera y sin embargo encontró la manera de contribuir: creó una petición en Change.org solicitando firmas para pedir al gobierno que diese marcha atrás a una resolución que se encuentra en estos momentos paralizada durante los próximos dos años. Las firmas se siguen recogiendo.

Estos son solo dos ejemplos, pero como estos hay miles. Cada día recibimos emails de gente que quiere hacer algo pero no saben qué o por dónde empezar. Para ti que nos lees, la próxima vez que te preguntes, ¿qué puedo hacer yo?, no te quedes en el obstáculo o en la falta de claridad. Piensa qué te duele, qué te conmueve, que te frustra… Vuélvelo a pensar de nuevo hasta que encuentres la RAZÓN, esa razón que te toca tan de cerca que te hará pasar a la acción incluso si no sabes cómo vas a hacerlo.

Conclusión: si estás buscando hacer la diferencia, implicarte y actuar, no te preguntes ¿qué puedo hacer yo?, sino ¿qué me duele tanto que no tengo tiempo de hacerme preguntas?, ¡tengo que actuar!.

Y a ti, ¿qué es algo que te duele?.

Tags: , , , , , ,



Ubuntu: yo soy porque nosotros somos

featured

Del usuario Flickr ‘Conservation Concepts’ vía Creative Commons

Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una cesta llena de fruta junto a un árbol y les dijo que tenían que correr hasta allí. Quien llegara el primero, ganaría las frutas. Dio la señal de salida y fue entonces que todos los niños se cogieron de la mano y corrieron juntos. Después se sentaron a disfrutar juntos del premio. Cuando el antropólogo les preguntó por qué habían corrido así, si de otra forma uno de ellos podría haber conseguido todas las frutas, ellos respondieron: UBUNTU. ¿Cómo uno de nosotros puede ser feliz si los demás están tristes?

Dudo que esta historia haya dejado indiferente a nadie. Mientras digieren tan sabia palabra, les cuento que UBUNTU es un término bantú que hace referencia a un concepto ético africano, el concepto de que una persona es lo que es gracias a los demás. También tiene que ver con la importancia de la humanidad, del quien soy yo cuando me relaciono con otros y cómo esa humanidad para con el prójimo me define.

El reto de traducir ‘Ubuntu’

Es interesante que cuando se trata de traducir este concepto, los países del “primer mundo” (en las comillas va mi escepticismo), no se encuentra un vocablo directo. Esta falta no es casual.  En sociedades donde fundamentalmente se premian el esfuerzo y  los logros individuales, UBUNTU no tiene demasiada cabida y sin embargo, UBUNTU parece ser hoy más que nunca la respuesta que desesperadamente el mundo “desarrollado” está buscando.

Soy una fiel defensora del ‘si algo no funciona, no te quejes, actúa’. Quizás no podamos arreglar los grandes problemas con soluciones a gran escala, quizás la respuesta tampoco es esperar a que otros hagan algo. Lo cierto es que podemos comenzar a influir (en el buen sentido de la palabra) en aquellos que nos rodean con nuestros actos.  El concepto de UBUNTU me sugiere algunas acciones:

  • Colabora en lugar de competir
  • Practica empatía (o la capacidad de ponerse en el lugar del otro)
  • Valora las consecuencias de tus actos (no solo en cómo te afectan, sino cómo afectarán a quienes te rodean)
  • Prueba a encontrar tu felicidad en la felicidad del otro
  • Busca el desarrollo del ‘yo’ a través del desarrollo del ‘nosotros’

Estoy casi segura que todo lo anterior cabe dentro de ese concepto para el que no tenemos una traducción directa. Les invito a practicar UBUNTU, si estamos en Argentina, Colombia o en China. La sabiduría está ahí no solo para admirarla, sino para ponerla en práctica y difundirla. A veces la respuesta es tan simple, ¿no creen?.

Tags: , , ,



Con tu pequeño gesto, cada día es el día de Mandela

Mandela Day

Imagen de la campaña

 

Hace poco el mundo celebró el 95 cumpleaños de Mandela. Fue por su 90 cumpleaños que la convocatoria en Hyde Park de Londres fue tal, que el 19 de Julio quedó como día en que se conmemoraría la vida y trabajo del líder sudafricano.

Mandela ofreció 67 años de su vida a luchar por los derechos humanos y es de ahí que el mensaje de “El día de Mandela” ha quedado como una llamada a la acción. La idea es que la gente de cualquier lugar del mundo asuma la responsabilidad de ser parte del cambio, y no hay mejor manera de comprometerse que como el propio Mandela hizo, dando un pequeño paso tras otro.

Para seguir dando pasos, no solo el día 19 de Julio, “Make everyday a Mandela Day” (Haz que cada día, sea el día de Mandela),  es una iniciativa donde nos sugieren 67 maneras para continuar más allá de la celebración del nacimiento de Mandela. Aquí os dejamos las 10 que más nos gustaron y aquí tenéis la lista completa (en inglés).

1. Haz un nuevo amig@. Conoce a alguien de una cultura diferente.Solo mediante el entendimiento mutuo podremos librarnos de la intolerancia y la xenofobia en nuestras comunidades.

2. Si no puedes donar dinero, siempre puedes donar tus habilidades o conocimientos.

3. Ofrece ir a hacer la compra o las tareas de hogar  a una persona mayor que tenga dificultades para hacerlo por sí misma.

4. Inicia un jardín comunitario e invita a la gente que te rodea a practicar hábitos de alimentación saludables.

5. Dona tu vieja computadora.

6. Haz limpieza en tu armario y dona la ropa que ya no te pones, a quien pueda necesitarla.

7. Para los más pobres entre los pobres, un par de zapatos puede ser un lujo. No deseches zapatos que no te pones, pásalos.

8. Aprende de la experiencia de alguien más mayor que tú. A menudo la gente olvida que los mayores están llenos de experiencia y sabiduría y la mayoría de las veces, tienen una historia interesante que contar.

9. Si no hay centros de reciclaje en tu área, pide a los representantes locales que se creen un lugar a donde reciclar diferentes tipos de residuos.

10. Coordina con un grupo de amigos para ir la limpiar un parque, un río, una playa, una plaza de tu ciudad. Nuestros chicos merecen crecer en un ambiente limpio y saludable.

¿Cuál podría ser una buena acción que podrías llevar a cabo hoy, sin esperar a ninguna celebración de un día especial, para hacer del mundo un lugar mejor? Sigamos entre todos sumando acciones.

Tags: ,