El video viral más aburrido del mundo

Por Micaela Urdinez  | Para LA NACION

Con este título, se presenta el siguiente video de la Fundación Arrels que trabaja para que nadie duerma en la calle en España. Su objetivo, es que la mayor cantidad de personas lo vea, se concientice sobre esta problemática y así conseguir que los anunciantes de You Tube le donen dinero a su organización.

INVISIBLES-300x200

Según ellos, en Barcelona hay cerca de 3.000 personas sin hogar. La Red de Atención a Personas Sin Hogar afirma que 900 personas duermen directamente en la calle, 600 en asentamientos irregulares y el resto depende de los recursos públicos y privados existentes para pasar la noche. En Buenos Aires, el gobierno porteño asegura que son menos de 1000 las personas que viven en la calle.

Acá el video:

Como se explica, poniendo las palabras claves que casi toda persona utiliza en sus búsquedas en la Web como “hogar, exito, lujo, amigos, coche, familia, amor y alegría” en este video, buscan aumentar el tráfico y dar el mensaje de que justamente eso, es todo lo que una persona pierde cuando está en la calle.

El video ya tiene 760.000 views – nada mal -y busca seguir creciendo.

redes-sociales-161x300

En esta misma línea, te acercamos propuestas para que puedas colaborar con movidas y organizaciones sociales SOLO HACIENDO UN CLIC.

  1. Entre ellas se encuentra ClickAyuda, una plataforma para que las ONG puedan conseguir donaciones, con la participación activa de la gente, quien dona con un clic. El usuario puede compartirlo en su perfil y en las redes sociales. Cada cierta cantidad de clics una empresa dona un producto.
  2. Por los chicos es un sitio que permite donar platos de comida a los más necesitados. La idea es difundir la página entre amigos, ponerla como página de inicio o bajarse un banner para ingresar todos los días y donar un plato de comida o meriendas.
  3. Otra alternativa para donar sin gastar un peso es Freerice.com. Aunque esta iniciativa es del exterior, es muy interesante porque los usuarios sólo deben contestar una serie de preguntas, elegidas entre varias categorías y cada respuesta correcta representa diez granos de arroz donados. Es un sitio sin fines de lucro, que forma parte del Programa Mundial de Alimento de las Naciones Unidas. Según este site se buscan dos objetivos, educar en forma gratuita y ayudar a que termine el hambre mundial al proporcionar arroz a personas pobres.
  4. La sede local de UNICEF también permite donar dinero desde su Web. Ingresando en el link www.unicef.org.ar/formulario.asp los interesados podrán llenar un formulario donde, además de datos personales, podrán señalar el monto deseado y elegir una forma de pago para realizar la donación.
  5. Por su parte, los Bancos de Alimentos ayudan a quienes sufren hambre y gestionan donaciones de alimentos y las entregan a los más necesitados. Está conformada por organizaciones sin fines de lucro que funcionan como un puente entre la industria alimenticia y los comedores e instituciones que reciben ayuda. Esta fundación solicita la donación de alimentos aptos para el consumo humano y los almacena, clasifica y distribuye entre organizaciones comunitarias. Según puede leerse en el sitio web, el Banco de Alimentos colabora con la alimentación de 93.738 personas por día, de los cuales el 80% son niños y adolescentes. Llegan a ellas a través de 675 organizaciones ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires y 24 partidos del Gran Buenos Aires. Como en los otros casos, se puede colaborar realizando donaciones online a través de una transferencia bancaria.
  6. La Cruz Roja Argentina permite realizar aportes desde el enlace web www.cruzroja.org.ar/new/donaciones/. En este caso tanto individuos como empresas deben completar sus datos, elegir la tarjeta de crédito que tienen y la cantidad de dinero que desean enviar para colaborar con la tarea de esta sociedad nacional.
  7. Por su parte, Donar Online es una plataforma que agrupa gran cantidad de Web site de organizaciones sin fines de lucro, tanto argentinas como internacionales. Se trata de una herramienta desarrollada por Wingu, una ONG tecnológica que ayuda a otras ONG para éstas puedan mejorar la gestión de donaciones con tarjeta de crédito, simplificando el proceso desde la intención de la donación hasta que la misma llega a la organización. Los interesados pueden buscar eligiendo entre las 24 categorías disponibles y, desde allí, hacer donaciones de dinero a través de formularios o, incluso, donar ayuda.
  8. Quienes quieren donar otro tipo de cosas como alimentos, ropa y muebles, pueden ingresar a QuieroAyudar.org donde se está armando un mapa con toda la información de ONGs y sus necesidades; o pueden ingresar en DonarDonar, una plataforma muy innovadora que permite aportar dinero, objetos, alimentos, material de construcción y luego, al finalizar la donación, muestran a través de facturas, fotos y videos cómo, los beneficiados, recibieron lo que se donó.
  9. Por último, ingresa en Change.org - la mayor plataforma de peticiones del mundo – y apoya las diferentes campañas que buscan las firmas y los apoyos necesarios para conseguir cambios en las políticas públicas o mejorar la calidad de vida de los más necesitados.

¿Conoces alguna otra plataforma para ayudar online?¿Usaste alguna de las mencionadas arriba?¿Cómo fue tu experiencia?

___

Esta entrada ha sido extraída del blog El Vaso Medio Lleno de la Fundación la Nación.

Tags: , , , ,



¿Se puede generar cambio sin tecnología?

¿No estaremos traspasando la raya?

¿No estaremos traspasando la raya?

Idealistas conecta personas, organizaciones, ideas y recursos a través de nuestra web. Pero, si pudiésemos hacer esto cara a cara, ¿cómo sería?

Con la idea de conseguir que más personas y organizaciones consigan conectarse con el recurso que necesitan para seguir adelante con sus proyectos, invitamos a un grupo de personas a la oficina para compartir sus ideas. Al presentarse, pedimos que cada uno comentase qué les motivó de la invitación. Una gran mayoría afirmaron: la idea de construir algo juntos, cara a cara”. A partir de ahí comenzó una sesión donde la gente ofrecía sus impresiones y propuestas con respecto a cosas que se podrían hacer. Lo que escuché después por una hora y media, fue gente hablando de aplicaciones móviles, páginas de Facebook, usar Twitter y todo tipo de herramientas virtuales que nos permitiera conectar más y para más…

Tras una hora y media mordiéndome la lengua, levanté la mano para hacer mi aportación: “Cuando cada uno se presentó al principio, una gran mayoría admitió que una de las cosas que les hacía más ilusión de este proyecto era que íbamos a construirlo para la gente, y con la gente…. Por si no se han dado cuenta, llevan una hora y media hablando de cómo seguir absorbidos por lo que puedan hacer a través de la pantalla de su teléfono celular. ¿De verdad no hay una forma de conectar con la gente y hacer cosas juntos si no es a través de Facebook, una aplicación, estrellitas que nos permitan puntuar o perfiles fantásticos que luego nadie rellena?”. Ahí se quedó la reflexión.

Algo que observo últimamente es el hecho de que cuando hablamos de innovar y de construir soluciones para los problemas más acuciantes de nuestro maltrecho mundo, cada vez que publicamos premios que buscan emprendimientos, en una gran mayoría lo que se buscan son propuestas donde se use la tecnología para las cosas más variopintas, desde empoderar a mujeres hasta encontrar soluciones para el problema de la falta de agua potable en una determinada región o país.

Hoy leí una reseña sobre un libro muy nuevo y el primero que veo que cuestiona esta fiebre tecnológica “Geek Heresy” Algo así como El Sacrilegio del Friki Tecnológico. El autor, que trabajó durante años en India con Microsoft tratando de diseñar soluciones que pudiesen paliar alguno de los problemas más relevantes del país, concluye básicamente que la tecnología ayuda, pero que el talento no se alimenta solo dándole un computador a un niño o acceso a internet. Cierto que internet y la tecnología ha democratizado en muchas maneras el conocimiento y otras muchas cosas, pero no ha conseguido aún paliar las desigualdades. Para realmente hacer crecer el talento y paliar esas desigualdades, hace falta mucho más que entregar una tableta a los chicos. Para desarrollar talento, hay que nutrirlo. No es algo que se pueda solucionar con código de ceros y unos. Depende de muchas otras cosas. Ya se… eso no es fácil escalarlo, no es fácil medirlo, pero es necesario si queremos llegar al corazón de algunos problemas en lugar de ponerle tiritas a la herida en forma de aplicación móvil. En ocasiones estas aplicaciones son fundamentales, pero en muchas otras y este es mi punto de vista, seguimos creando más ruido.

En definitiva, fue gratificante para mi leer como en efecto, no estamos tan equivocados los que pensamos en la tecnología como una herramienta que ayuda, pero con la que es imposible reemplazar lo humano, la paciencia, la escucha, la comprensión, el empoderamiento, la resolución del origen de los problemas y no solo sus consecuencias.

Es por ello que me atrevo a plantearles, ¿en qué medida les parece que la tecnología es una herramienta valiosa? y por otro lado, ¿qué creen que nos estamos perdiendo por hacer quizás un sobre uso de la misma?

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Encuéntranos también en Facebook y Twitter.

Tags: , , , ,



¿Qué pasaría si elegimos no ir por la revancha?

cauce_ciudadano1

A menudo hemos hablado de la capacidad de cambiar el destino de las personas si nos preguntamos qué sería posible, si cuestionamos y actuamos al margen de la realidad establecida. La historia de Carlos Cruz y Giovanni Xochipa es un claro ejemplo de como no elegimos dónde nacemos, pero sí que a menudo somos dueños de las decisiones que tomamos y a veces, una decisión acertada, puede cambiar por completo el curso de nuestra vida y de los que nos rodean.

Pasar de recibir a ser generadores de violencia hasta que un día…

Qué muchos niños y jóvenes crecen en entornos familiares violentos, no es desafortunadamente nada nuevo. Pasan de recibir, a ser generadores de violencia en entornos adversos donde más allá de la familia, la calle a menudo les empuja a defenderse. Desde pequeños, Carlos y Giovanni crecieron en estos entornos en la Ciudad de México. Formaban parte de bandas callejeras cuyo contexto violento permeaba también el entorno educativo. Lo permeaba todo, involucrando antes o después a los chicos en delitos de toda condición.

El asesinato de uno de los jóvenes integrantes de la banda a la que pertenecían, fue el catalizador de una respuesta inesperada. Lo que normalmente se tornaría en un ‘ojo por ojo’, esta vez fue el inicio de una reflexión profunda. ¿Qué sería posible si se reaccionaba de forma contraria a lo que era ‘normal’? ¿Qué pasaría si la elección aquella vez no fuera ir por la revancha? Erika Llanos, actual Directora General de Cauce Ciudadano, nos cuenta como ese momento fue clave para que “comenzasen a plantearse cómo utilizar el potencial que ya tenían como jóvenes organizados, pero ya no para generar violencia, sino para construir una alternativa que pudiese crear un entorno más tranquilo”

El resultado de esa visión fue Cauce Ciudadano, una organización que inician Carlos y Giovani hace ya 15 años y cuya misión consiste en la formación de jóvenes como agentes de cambio social. Lo hacen a través de procesos de formación, servicios de capacitación y generación de oportunidades económicas, implementadas por una comunidad de facilitadores juveniles con un alto sentido de ética y compromiso social.

cauce_square

En una charla con gente de la comunidad. Cortesía de Cauce Ciudadano

Erika es la primera persona que se une a la organización sin venir de una de estas bandas. “Yo y una serie de personas más aportamos una forma de trabajo, un modelo y unas herramientas que te da la vida académica, que sumados a la vida y al trabajo de la calle, te dan una perspectiva que te permite construir un modelo para el trabajo con jóvenes en barrios, escuelas, con funcionarios públicos…”

De esa relación, surgen por un lado en estos 15 años una serie de programas a través de los cuales se ha trabajado con más de 3.000 chicos en procesos de atención directa, “no solo en dar pláticas, – nos comenta Erika – sino en generar procesos de transformación en el cambio de ideas y actitudes. Se hace desde el centro donde trabajamos, pero también en las escuelas, incluso en las cárceles. Para los chicos es un trabajo largo y complejo que no siempre da los resultados esperados, aunque sí que en un 70-80%, los procesos resultan en una transformación, en la creación de un proyecto de vida. La idea es poder transformar a los jóvenes y que ellos mismos se conviertan después en agentes de cambio. Primero de su propia persona, pero luego de su familia, de su escuela, su comunidad…”

Aprendizajes

En estos procesos y durante todos estos años, dos han sido las enseñanzas que han marcado la andadura de la organización:

1. El trabajo de los binomios, como nos cuenta Erika, “consiste en entender y poder mirar cómo puedes construir con personas con las que no tienes relación y de las que nos han enseñado socialmente a distanciarnos. Ese es un gran aprendizaje y de ahí,  cómo lo transformamos en una cotideaneidad y en un modelo de trabajo”.

2. Un trabajo muy cercano y humano. Se trata de “no solo ver el trabajo como metas, productos y objetivos, sino ver la parte de desarrollar a las personas y donde no solo desarrollas a tus destinatarios, sino que te desarrollas a ti mismo”.

Un trabajo bello el de Cauce. Transformar personas para que ellas contribuyan a hacer lo propio con aquellos que tienen a su alrededor. Una labor que desarrollan entre 40 y 150 personas según el año y los proyectos y donde la mayoría son personas que cuentan con una remuneración. Aproximadamente un 60%, son de hecho personas que en un primer momento fueron beneficiarias de las acciones. Se involucraron hasta el punto que se volvieron multiplicadores.

Una buena historia que demuestra que aunque el contexto sí importa, el preguntarse qué sería posible más allá de lo que nos rodea, puede ser extremadamente poderoso. Como sucedió en este caso, esta pregunta no solo cambió las vidas de los fundadores de esta organización, sino que lo sigue haciendo cada día con las vidas de otros después de 15 años de andadura. ¡Felicitaciones!

__

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , ,



Bruno Días, “El voluntariado se entiende cada vez más como un rol ciudadano”

Bruno Días, Director de Formación y Voluntariado de TECHO Latinoamérica

Bruno Días, Director de Formación y Voluntariado de TECHO Latinoamérica

A Bruno Días el mundo de la consultoría le hizo tropezarse un día con TECHO, una organización donde voluntarios y comunidades trabajan para la superación de la pobreza en asentamientos. Tras su relación con la organización y de participar en 2010 en su primera construcción de viviendas, no pudo escapar. Hoy es Director de Formación y Voluntariado de TECHO en Latinoamérica.

Desde su Brasil natal, Bruno nos comparte su experiencia sobre cómo el voluntariado está evolucionando y cómo desde TECHO trabajan para impulsar una ciudadanía activa que involucre a mucho más que un grupo de personas en una acción puntual. La visión que tiene una lógica aplastante, no es muchas veces lo que estamos acostumbrados a ver ahí fuera, por lo que les invito a que se tomen unos minutos en leer las claves no solo de lo que TECHO está haciendo ya hoy, sino cómo su visión representa en muchas maneras aquello en lo que creemos que se convertirá el voluntariado del futuro.

Bruno, comenzaste a trabajar para TECHO de manera externa pero algo te atrapó ¿cual es la magia de TECHO?

Cuando colaboras con TECHO, las relaciones con la comunidad son tan estrechas y se establecen relaciones de amistad, confianza, empatía… Te sientes acogido y esta relación de trabajo en conjunto es muy bonita y muy poderosa. Yo diría que ahí está la magia.

Cómo director de voluntariado de TECHO en Latinoamérica, ¿cuál es tu sueño?

Siento que mi sueño y el de toda la organización es seguir fortaleciendo el rol que tienen los voluntarios como ciudadanos conscientes de la realidad. El desafío es seguir fortaleciendo, hacerlo de manera constante y que cada vez vaya a más. Es una búsqueda incansable.

¿Y qué impide que se pueda hacer de esa manera constante? ¿Cuáles son las resistencias?

La gran resistencia es como históricamente se ha entendido el voluntariado. La gente miraba el voluntariado de una manera muy puntual y asistencialista y en maneras aún lo hace.  El voluntario en realidad no es eso, el voluntario es una forma de ciudadanía. Cambiar este entendimiento es complejo.

La propia comunidad haciendo realidad sus propios sueños.

La propia comunidad haciendo realidad sus propios sueños.

El panorama de generación de impacto social está cambiando rápido con muchos otros actores tratando de definir su rol (empresas sociales, voluntariado corporativo, programas de gobierno…) ¿cómo está afectando esto al voluntariado?

El rol del voluntario se está entendiendo cada vez más como un rol ciudadano en la sociedad. El compromiso no es puntual o de caridad, pasa a ser un compromiso para la sociedad directamente y eso es lo que genera la empatía y convencimiento de lo que se está haciendo.

Más allá de ser un simple actor, es una parte de un todo, un actor trabajando por su propia sociedad, reflexionando y actuando por las problemáticas que encuentra.

El voluntariado es también esta persona que consigue las redes y hace que estas redes puedan aportar positivamente para su sociedad o para un determinado asentamiento.

¿Cómo ha cambiado el modelo de voluntariado en TECHO a lo largo de los años y qué lo ha hecho cambiar?

Nosotros hemos aprendido mucho de la experiencia con la comunidad y de lo que la propia comunidad nos exigía. Pasamos de los inicios donde el voluntario era mucho más puntual con actividades específicas de fin de semana, a trabajar hoy con un voluntario mucho más permanente que es consciente, está empoderado, participa de los procesos de decisión de la organización y toma decisiones estratégicas dentro de la organización.

Pasamos de un voluntario pasivo con respecto a la organización a un voluntario con un papel activo dentro de la misma. Siento que este cambio es muy significativo.

Con esta evolución, ¿qué es TECHO hoy y qué aspira ser en el futuro?

TECHO lo forman voluntarios más comunidades trabajando para la superación de la pobreza en asentamientos. Esta es la columna vertebral de lo que hacemos, pero en conjunto hacemos muchas otras cosas. Entre otras muchas estudios y reportes sobre asentamientos en diferentes países.

A futuro pero también a presente, TECHO es un gran articulador y aspira a poder potenciar cada vez más ese sentido de articulador para potenciar la capacidad de comunicar información que nosotros generamos con nuestro trabajo diario. Esa es la gran potencia que tiene TECHO y que puede hacer cada vez más. Esta aspiración que ya se realiza, puede tener un gran impacto en incidencia en política.

Depende de nosotros decidir qué vamos a hacer con esa información. Información por información no vale mucho, la misma tiene que ser trabajada y utilizada para la creación de políticas, incidencia, articulación con el gobierno para posicionar nuestras propuestas.

A tu modo de ver, ¿cuál es el futuro del voluntariado?

Ahora se está empezando a entender más como este ciudadano que actúa y que tiene una posición frente a los problemas de la sociedad. El en futuro los conceptos de voluntario y ciudadano estén muy integrados y tal vez quizás se confundan.

Esperamos que esto va a estar en la conciencia de toda la sociedad y es ahí que vamos a tener un compromiso real con los principales desafíos que tenemos todas las personas como ciudadanos comprometidos con la sociedad y las comunidades.

LOGOTECHO_120TECHO es una organización que trabaja en #asentamientos informales de 19 países de América Latina de la mano de jóvenes voluntarios y pobladores de estos espacios. Juntos, trabajan para superar la #pobreza a través de un trabajo continuo con perspectiva de desarrollo comunitario; promoviendo la conciencia y acción social e incidiendo en espacios de toma de decisión. TECHO apunta a alcanzar una sociedad justa y sin pobreza.

Tags: , , , , , ,



¿Por qué nos cuesta tanto donar plata?

Por La Nación  | Para LA NACION – Publicado en edición impresa

1894454w300¿Existe un camino efectivo para que cada uno de nosotros, como individuos, podamos aportar a lograr cambios profundos en la vida de muchas personas que necesitan de nuestra ayuda?¡Sí! El camino es que las personas asuman cada vez más un compromiso económico sostenido y permanente con una ONG que esté trabajando de manera eficiente en alguna temática social.

Siempre se dice que los argentinos somos solidarios, pero en general nos movemos por impulsos y reaccionamos cuando hay una catástrofe natural o social de gran magnitud. Todos hemos visto cómo somos capaces de lograr un estadio de fútbol lleno de colchones y cómo se colman los camiones con alimentos o ropa para una zona inundada. ¡Pero estas acciones son sólo paliativas y no alcanzan para cambiar profundamente la realidad!

Si nos animamos a pensar en las donaciones como una verdadera inversión social, buscamos una ONG que trabaje bien dando respuesta a la temática que más nos preocupe y nos comprometemos con una donación mensual regular estaremos contribuyendo a una labor estratégica que transforme nuestra sociedad. Y así podremos cambiar la vida de las personas que tienen menos oportunidades, colaborar con la investigación de alguna enfermedad o aportar a la cultura, entre muchos otros temas que abordan las organizaciones de la sociedad civil en nuestro país.

Con una contribución sostenida, por menor que nos parezca, podemos elegir hacer un aporte más efectivo y más duradero, que contribuya con el desarrollo futuro de la comunidad y no sólo responder de forma asistencialista a una necesidad inmediata. La donación es básicamente un acto de confianza y para que las ONG se ganen esa confianza es fundamental que el donante tenga la tranquilidad de que usarán su dinero de la mejor manera posible, y la certeza de que, gracias a su donación, se producirán cambios positivos en la comunidad.

Las organizaciones tienen, entonces, el enorme desafío de comunicarse más y mejor con la sociedad, dando a conocer su misión y la forma en la que trabajan. además tienen la obligación de agradecer las donaciones que reciben, de usar cada aporte para el propósito prometido y de ser transparentes en el uso de los fondos (no sólo de emitir un recibo por cada donación que obtienen, sino también de rendir cuentas de manera profesional y periódicamente, informando a los donantes sobre cómo se invirtió su dinero y qué impacto se obtuvo).

Los aportes individuales son muy importantes para las organizaciones sociales por más de un motivo.

Por un lado, les permiten tener previsibilidad, ser sustentables. Cuando el financiamiento de una ONG depende básicamente de unos pocos donantes ya sean personas con alto poder contributivo, empresas o el Estado, esta organización está en un constante riesgo, ya que si alguno deja de apoyarla sus finanzas se verán complicadas. Si, en cambio, la organización se financia a través del apoyo de muchos pequeños donantes será mucho más saludable, ya que no sufrirá un gran impacto si uno de sus donantes debe dejar de hacer su aporte y siempre podrá seguir sumando nuevos pequeños donantes.

Por otro lado, el apoyo de muchas personas le brinda a las organizaciones la capacidad de recuperar su base social, legitimiza su misión al mostrar que es un trabajo que muchas personas consideran valioso y apoyan con su esfuerzo económico, aunque este sea pequeño.

Por eso muchas ONG en la argentina, así como han ido profesionalizando todo su accionar, también han mejorado las técnicas para solicitar fondos, incluyendo cada vez más pedidos de pequeños montos a individuos. En este campo, como en otros sectores, el boom de las redes sociales posibilitó nuevas fórmulas para llegar a públicos insospechados a la hora de pedir dinero.

¿Pero por qué nos cuesta más este hábito de donar? Tal vez por tener en nuestros orígenes una impronta más latina, los argentinos solemos ponerle garra y corazón a las cosas, y en el caso de la solidaridad muchas veces ponemos incluso el cuerpo a través del voluntariado, lo que tiene resultados alentadores y emocionantes, pero muchas veces sólo esporádicos. Lo que más nos cuesta es el compromiso sostenido en el tiempo, sobre todo si involucra el bolsillo. Pero debemos saber que no hay ninguna organización, por más valiosa que sea su misión, que pueda tener éxito sin los fondos necesarios para llevarla adelante.

Sin embargo, creo que hoy las circunstancias son óptimas para el cambio cultural con el que soñamos: cada vez existen más ONG que están trabajando muy bien y por otro lado, los argentinos estamos encaminándonos hacia una mayor madurez como ciudadanos y empezando a participar más, haciéndonos cargo de lo público como una responsabilidad de todos. Estoy convencida de que nadie dejaría de donar si entendiera el enorme impacto positivo que su acción individual puede tener sobre la vida de los otros, cuando se suma a muchas otras acciones pequeñas y sostenidas.

Este artículo se ha reproducido con el permiso de La Nación. Extraído del suplemento Comunidad

Tags: , , ,



24 pequeños gestos y más, para hacer la diferencia

Por Micaela Urdinez  | Para LA NACION

“No pretendo cambiar el mundo,
pero en el pedacito que me tocó vivir
quiero hacer la diferencia”

No es la primera vez que leo esta frase, pero hoy me tocó desde un lugar particular. Porque creo que el secreto está justamente en esto de HACER LA DIFERENCIA y en vivir con la MIRADA PUESTA EN EL OTRO.

Porque a todos nosotros nos tocó vivir en este momento histórico, rodeado de todas estas personas, teniendo que enfrentar todas estas dificultades pero con las herramientas para que TODOS JUNTOS podamos salir adelante. Solo ejerciendo la EMPATIA podemos estar al lado del que sufre y aliviarlo.

Este es LEJOS, el mejor video que vi sobre la EMPATIA. Se lo comparto y rescato esta frase:

“Empatía es sentir con la gente. Es una elección vulnerable porque para conectar contigo tengo que contactarme con algo dentro de mí que conoce ese sentimiento”

 

Justamente con este espíritu es que armamos esta infografía que salió publicada en el suplemento Comunidad que incluye 24 gestos que podés hacer en cada hora del día. Cosas tan simples como ceder el asiento en un medio de transporte, leerle un libro a un enfermo, ayudar a cruzar la calle a alguien o inscribirte como donante de órganos o médula ósea.

infografia-diciembre-gestos-24hs-300x300

 

Porque no hace falta ser ni líderes sociales, ni héroes imposibles ni ir a ayudar a un lugar desfavorecido para HACER LA DIFERENCIA. Con sólo mirar a tu alrededor y ver cuáles son las necesidades de las personas más cercanas, se te van a abrir cientos de posiblidades de servicio. Puede ser con tu círculo cercano, con la escuela del barrio, con la ONG más cercana, con las personas que te cruzás en tu día a día.

Porque la felicidad de uno también está alimentada por la felicidad de los demás. Y en este arduo camino que se llama vida, no estamos solos. Por eso me gustó esta reflexión de COMO SON LAS PERSONAS FELICES y me parece que aporta a lo anterior.

mensaje-225x300 (1)

 

¿En qué cosas sentís que hacés la diferencia? ¿Qué gestos te hacen sentir feliz?

Este artículo se ha reproducido con el permiso de La Nación. Extraído del suplemento El Vaso Medio Lleno

Tags: , , , , ,



Construye un TECHO, construye dignidad

TECHO Países

Países donde la organización TECHO está presente

De cómo juntos somos capaces de generar valor, lazos, crear más allá de intereses propios y construir nunca mejor dicho impacto social en nuestra comunidad, sabe mucho la organización TECHO.

TECHO está presente en Latinoamérica, El Caribe y Estados Unidos y busca superar la situación de pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios, a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios construyendo viviendas.

En este momento Buenos Aires se encuentra reclutando voluntarios para la primera construcción del año. La idea es que en un fin de semana entre muchos construyamos dignidad en forma de viviendas y aprendamos sin duda un montón de cosas de la experiencia, además de ofrecer un techo digno a 40 familias. ¿Te sumas?

Involucra a tu familia o anima a un grupo de amigos y participa de un movimiento a muchos ya les ha cambiado la perspectiva.

  • Cuándo: sábado 24 y domingo 25 de Mayo
  • Hasta cuándo puedo confirmar mi asistencia: fecha límite 9 de Abril
  • Construiremos: 40 viviendas
  • Dónde me inscribofamilias.buenosaires@techo.org

¿Estás dudando si esto es para ti? Descubre lo que gente que ha vivido la experiencia extrajo de la misma. Suena totalmente inspirador:

Si no estás en Argentina pero esta causa te ha tocado y quieres participar, aquí puedes explorar en la web de TECHO los países donde tienen presencia y enterarte de la siguiente convocatoria.

¿Alguno de ustedes que nos leen han participado en una de estas construcciones? Nos encantaría poder leer cómo llegaron al lugar y cómo les transformó la experiencia. Compártanla aquí para animar a otros o pasen la voz para que un buen número de manos puedan construir el próximo 24 y 25 de Mayo.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



¡Hey tú! ¿Y si somos más amables?

Comunidades en red como Facebook, LinkedIn y Twitter están acortando la distancia entre miles de personas de todo el mundo. Si eres como yo, trabajas mucho en tu computadora y te mantienes al día en diferentes redes sociales, entonces estás interactuando a diario con personas de todo el mundo.

Hay muchas probabilidades de que estés relacionándote incluso más a menudo con tus conexiones de Internet que con las personas que viven a tu alrededor. Una razón es porque las redes sociales están diseñadas para conectar individuos basándose en su afinidad en lugar de su ubicación geográfica. Por primera vez, podemos hacer amistades basadas exclusivamente en los intereses y aspectos en común sin la proximidad como un requisito previo. ¡Espectacular! ¿No les parece?

Cortesía de shutterstock

Cortesía de shutterstock

Pero aquí hay una idea aún más interesante sobre este cambio: a medida que nuestra interacción con diferentes personas se expande, nuestras definiciones de “vecino” y “comunidad” se expanden también.

Sabemos que las personas que viven en pequeñas ciudades son conocidas por su hospitalidad. Podemos pensar que gran parte de su amabilidad se deriva del saber que inevitablemente se encontrarán con las mismas personas una y otra vez. Por otro lado, ciudades más grandes la alta densidad de población garantizan hasta cierto punto el interactuar con nuevas personas diariamente. Es por ello que muchos son propensos a tomar mayores riesgos sociales y a ser groseros, quizás porque creemos que no habrá consecuencias. Sin embargo, esto está cambiando.

En el mundo actual, es muy probable que hayas interactuado en las redes sociales con muchos de los “extraños” que ves en la calle. Y es aún más probable que vayas a interactuar con más de ellos en este tipo de plataformas en el futuro.

Entonces, ¿cuál es el curso de acción apropiado a seguir? Se llama amabilidad.

Sé más amable de lo necesario con todos los que conoces en el supermercado, el café, el parque o la parada de autobús. Está claro que la amabilidad es la mejor actitud para socializar, no importa dónde te encuentres, (a pesar de que estemos condicionados en cierto modo a no serlo), recuerda que quizás no te tropieces con la misma persona en el mismo espacio físico dos veces, pero es muy probable que vuelvas a conectar con ella en la esfera digital.

Esta entrada es una traducción y adaptación del texto original en inglés escrito por Jennifer Prod y publicado en nuestro blog en inglés Idealists in Action. Para leer el artículo original haz clic aquí.

—-

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , , , , , ,



¿Qué es para ti la comunidad perfecta?

featured

Del usuario Flickr Keneth Cruz vía Creative Commons

El otro día me quedé embelesada con un video en Internet donde se preguntaba a diferentes personas por lo que significaba para ellos vivir en la ‘Comunidad perfecta’ o el ‘Barrio perfecto’. Aquí van algunas respuestas. La comunidad perfecta es aquel lugar donde:

  • La gente trabaja junta. Se da y se recibe apoyo mutuo.
  • Las personas son conscientes de cómo sus actos afectan al medio ambiente.
  • Las personas son conscientes de su rol como modelos de conducta para los niños y niñas que viven en ese barrio o comunidad.
  • Es un lugar donde puedes sentarte en cualquier sitio y comenzar una conversación con alguien, ya que aunque todos somos diferentes, hay muchas cosas que nos unen.
  • Es un lugar tranquilo donde conoces a tus vecinos.
  • Un barrio donde sientes a la gente como una segunda familia.
  • El lugar donde todavía puedes llamar sin temor a la puerta de tu vecino para pedirle un poco de sal.

Sin contexto de dónde se estaban llevando a cabo estas breves entrevistas, lo que percibí es que las personas que habían sido preguntadas vivían sin duda en alguna mediana-gran ciudad. La mayoría de ellos mencionaban la necesidad de un espacio tranquilo, donde poder escapar, estar en contacto con la naturaleza. También era obvio que existía mucho desconocimiento entre ellos y las personas que vivían cerca, quizás pared con pared…

¿Tienen entonces un sentido de comunidad más profunda las personas que viven en ciudades más pequeñas, en pueblos en el campo lejos de entornos urbanos? ¿Es posible mantener ese sentido de cercanía y confianza en las grandes urbes? ¿Comunidad significa algo diferente para alguien que vive en la ciudad frente a quienes viene en el campo o pequeñas poblaciones?

Cuéntanos cómo sería para ti la comunidad ideal, el barrio ideal y dinos desde dónde nos escribes (una ciudad o una población más o menos pequeña). Será interesante ver si suficientes de nosotros compartimos, si existen grandes diferencias entre lo que para unos y otros significa vivir en comunidad. ¿Me equivoco si digo que las ciudades son extraordinarias, pero a quienes vivimos en ellas nos falta un componente esencial de la vida en conjunto con otros seres humanos?. Esperamos tu participación.

Tags: ,



7 pasos para hacerte voluntario

Cortesía de Shutterstock

Cortesía de Shutterstock

Si te gusta ayudar a quienes más lo necesitan y ves en el voluntariado una oportunidad para apoyar los esfuerzos de quienes están trabajando por un mundo mejor, te interesará conocer los 7 pasos más importantes para empezar tu camino solidario como voluntario:

1. Busca tu causa. Piensa en las razones para hacerte voluntario, observa las necesidades que hay a tu alrededor e indaga sobre la causa en la que te gustaría colaborar.

2. Analiza. Tomate tiempo para pensar en tu disponibilidad de tiempo, tus habilidades y destrezas pertinentes para la función en la que te quieras comprometer.

3. Averigua organizaciones. Busca diferentes alternativas que se ajusten a tus intereses y que te permitan desempeñar tu función de voluntario.

4. Averigua requisitos. Hazlo una vez hayas delimitado tu búsqueda y tengas claro la o las organizaciones a las que quieres ayudar. Examina detalladamente los requisitos. Si es un voluntariado fuera de tu país ten en cuenta tu presupuesto, visados y demás documentación que puedas necesitar.

5. Elige tu(s) oportunidades de voluntariado. Examina detalladamente cada una de las oportunidades de voluntariado que te interesen. Ten en cuenta los horarios, tareas asignadas, experiencia requerida (si alguna).

6. Compromete. Una vez hayas elegido la oportunidad que se ajuste a tus intereses y los recursos que dispones, entrega lo mejor de ti. Así asegurarás en gran medida que tu labor tenga el impacto deseado tanto para la comunidad a la que quieras ayudar como para ti mismo.

7. Disfruta. Lo mejor del voluntariado es que es una acción libre y por ello, el disfrutarla durante el proceso es clave. Puede ser una experiencia maravillosa en la construirás relaciones con los miembros de tu comunidad que pueden durar toda la vida. Además, de la huella que puedes crear en las muchas personas que ayudarás.

 ¿Te ánimas a seguir estos pasos? si ya los has hecho, nos encantaría saber de ti y de tu experiencia como voluntario o anfitrión.

———

Si te gusto esta entrada, te recomendamos leer ‘Encuentra una oportunidad de voluntariado y avanza en tu carrera profesional‘, ‘5 preguntas a considerar antes de hacerte voluntario y ‘5 razones que nos mueven a ser voluntarios‘.

Tags: , , , , , ,