¿No te atreves por el miedo al qué dirán?

¿Vas a dejar que te pare?

El miedo al qué dirán no puede parar una vida que te pertenece.

Hay algo en nuestra cultura y mucho en nuestra psicología que lejos animarnos a avanzar, nos paraliza y nos deja clavados en el mismo lugar donde estamos. No importa lo descontento o frustrado que estés, si crees que tu idea es genial, cuando llega el momento de dar el paso uno de los pensamiento que nos aterran es y si no sale bien, ¿qué van a pensar de mi?’. ¿A cuántos les suena familiar?

Bien, ese miedo al ‘qué dirán’ no es más que una historia en nuestras cabezas que si nos está paralizando tenemos la obligación de darle la vuelta antes de que nos deje estancados para siempre en el conformismo y la resignación.

Convéncete de que ‘el qué dirán’ no puede pararte con estos cinco puntos:

1. Ten presente que tus miedos están condicionados por tu contexto. En sociedades anglosajonas el que “fracasa” no es el que lo intenta y no consigue los resultados esperados, sino el que no lo intenta en absoluto. La próxima vez que imagines a tus amigos o familia cuestionándote, pregúntales qué están haciendo ellos por avanzar para conseguir aquello en lo que creen. Quizás es hora de que empleen la energía que gastan en desanimar o cuestionar a otros, en construir algo en sus propias vidas.

2. Piensa que el que paga el precio de seguir estancado, no son esos que tendrán algo que decir, eres tú. Tu vida es tuya y en la medida que no te encuentres en un contexto que impida la posibilidad de expresión y acción, deberías vivirla de forma que te haga feliz a ti. ¿No crees que tiene sentido?

¡Tú eliges!

¡Tú eliges!

3. Elige con quién te juntas. Todo el mundo tiene una opinión, pero ¿cuántos de verdad saben de lo que hablan y cuántos opinan porque no tienen otra cosa mejor que hacer? Aprende a diferenciar los unos de los otros. Los primeros te ayudarán a avanzar, los otros te sumirán en la desconfianza. Tu eliges con quién te juntas.

4. ‘Pero ¿y si… y si… y si…?’ ¿Es esta la primera pregunta que te viene a la mente cuando tratas de avanzar con una idea pero te importa demasiado lo que piensen los demás?. El ‘y si’ sirve para encontrar excusas para no hacer, cuando lo que necesitas son excusas para avanzar. Cuando te venga el ‘Y si…‘ a la cabeza, piensa que es lo peor de lo peor que podría pasar. Es posible que lo peor no sea de hecho tan malo, y ¿qué posibilidades hay de que acabes en el peor de los casos? Relativiza y piensa en positivo, porque ¿qué podría llegar a perderse el mundo si no lo intentas?

5. Pregúntate… ¿cómo es que necesitas tanto la aceptación de otros? Comienza por aceptarte a ti mismo. Cuando necesitamos que sean otros los que reafirmen quiénes somos o nuestras acciones, no estamos siendo dueños de nuestro potencial. Identifica tus fortalezas, ten claro lo que quieres y ¡adelante!. Si crees en ti, tienes todo lo que necesitas para echar a andar.

En definitiva, dar el paso de transformar nuestras buenas intenciones en acción no siempre es fácil, pero no tiene por qué ser imposible. ¿Por qué crees que nos importa tanto lo que otros piensen? ¿Alguna vez te ha parado el miedo al qué dirán?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Encuéntranos también en Facebook y Twitter.

Tags: , , , , ,



Emprendedores: “Mis miedos no podían ser más grandes que mis sueños”


Hugo Torres tiene un sueño, ayudar a otros a identificar los suyos. Hubo un momento que le cambió la vida y desde ese día, aunque ya ha puesto en marcha proyectos que podrían haberle llevado por el camino fácil, está decidido a perseguir y hacer sostenible aquello en lo que cree. Es por esto que comenzó a hacer videos que inspiren y ayuden a otros a encontrar lo que buscan a través de una productora de animación para generar impacto social, Branta. Hoy anda imaginando cómo un día sería un espacio donde los niños pudiesen empoderarse desde que son chicos, identificar sus metas y definir mejor desde temprano el camino que no solo les ayude a vivir, sino que les haga felices.

Hugo tiene una condición que hizo que en su momento varios doctores le dijeran que él nunca podría hablar bien. Su condición sin embargo no le ha impedido ser invitado a conferencias y seguir adelante construyendo cada día aquello en lo que cree. Porque como él bien dice: “mis miedos no pueden ser más grandes que mis sueños”. Eso se aplica para todos, así que lean un poco más del por qué si tienen un sueño, deberían seguirlo. Aquí va la experiencia de Hugo en nuestras tres preguntas:

Hugo, ¿dónde estaba el problema, qué te hizo ver la necesidad?

Yo iba con mis padres de vacaciones a Cancún cuando escuchamos que había un huracán y que la situación estaba difícil, por lo que decidimos en su lugar ir a conocer Chiapas. De repente en una de las carreteras nos cruzamos con dos chiquitos, como de tres y cinco años, de la mano caminando solitos y desnudos. Y yo dije: ¡esto está horrible!. Me estoy preocupando de cosas materiales, el viaje con los amigos, la computadora… y hay gente en mi país así. Ese día decidí que tenía que dedicarme a generar oportunidades para aquellos que más necesitan. Pensé, ¿cómo lo puedo hacer?. Yo había visto que mi padre tenía empresas productivas que generaban trabajos así que pensé: voy a formar equipos extraordinarios de trabajo que hagan proyectos que generen oportunidades para muchas personas.

En estas yo llegué a la universidad y comencé a entrevistar a medio mundo y les preguntaba, ¿tú qué haces?, ¿para qué eres bueno?, ¿qué quieres hacer en el futuro?, ¿por qué estás estudiando esto?. Quería ver cómo podía formar estos equipos y me di cuenta que muchos estaban desmotivadísimos, apáticos y la mayoría estaban estudiando o por una calificación o por un título que les ayudara a encontrar un trabajo que les pagara bien.

branta_hugo_square

Hugo Torres. Con esa cara de buena gente, no se pueden hacer más que cosas buenas ¿no creen?

Cuando vi eso pensé, esto está horrible porque se supone que deberíamos estar estudiando para la vida.  Me di cuenta que sí había un grupo de personas que estudiaban lo que deseaban, estaban súper apasionadas… lo que esas personas tenían en común es que tenían una pasión o un sueño o un propósito de vida que provocaba que creyeran que lo podían alcanzar. De hecho muchos estaban ya trabajando por alcanzarlo.

Esas personas, aparte de acabar haciendo aquello que las apasionaba, eran las personas que acababan teniendo un mayor impacto en su entorno. Con su trabajo, su empeño su felicidad ellos provocaban que las personas que estaban a su alrededor estuvieran mejor.

Ahí fue que entendí que antes de hacer equipos de trabajo tenía que ver cómo las personas se conectan con lo que les dicta su corazón. Y cómo puedo yo provocar que las personas reconecten con sus sueños y construyan un plan de qué es lo que quieren hacer.

 

¿Qué fue lo qué desencadenó tu paso a la acción?

Llevo cinco años trabajado en proyectos que faciliten que las personas se conecten con sus sueños y estos pueden tener muchas formas.

Antes de salir de la universidad pensé, ¿cómo con lo que tengo puedo empezar a actuar? Mi padre tenía una fábrica de muebles y mi hermana y yo nos pusimos a diseñar muebles que ayuden al los niños a conectar con sus sueños.

De ahí a muchas tiendas de todo el país les interesó nuestra línea de trabajo pero yo les intentaba explicar que la forma de vender el producto era vender el por qué, el valor detrás. Se trataba de dar a los niños un espacio que les ayudase a conectar con sus sueños, a sentirse que viven como en un cuento que les empuje a crear lo que ellos quieren ser.

No me gustó que las tiendas solo querían hacer dinero, no vendían el concepto sino que vendían solo el producto. No entendían

Llegamos al punto que mi hermana se casó y se iba a ir a vivir a Ciudad de México y tuve que plantearme: puedo seguir construyendo una marca y llegar a dirigir una fábrica, pero ¿cómo impacta esto a la vida de las personas?. Y ¿cómo puedo hacer eso?… si no lo hago con muebles lo puedo hacer mediante videos, cortos, animación… Yo soy ingeniero mecánico, nada que ver. Pero me rodeé de gente muy talentosa y muy buena y desde entonces hacer videos para organizaciones es otra vía para llevar a cabo mi misión de conseguir conectar a más gente con sus sueños.

¿Cómo te hace sentir trabajar para un proyecto como este?

El truco es conectarme con mi entorno, hablarles con el corazón y dejar que fluya lo que tenga que fluir.

Cuando dejé de hacer muebles le dije a mi papá, ‘voy a dejar todo y voy a hacer películas’. El me dijo, ‘tú estás loco. Tienes todo, los mejores clientes, el mejor producto… ¡no lo dejes!’. La clave para mi está en una frase que dice: “En el futuro no te arrepientas porque lo diste todo por aquello en lo que creías”. Los estudios han probado que cuando a gente mayor se la pregunta ¿y tú de qué te arrepientes en tu vida? casi la mayoría se arrepienten por cosas que no hicieron, por no haber seguido a su corazón. Cuando yo ya miro para atrás estos cinco años y observo todo lo que estoy queriendo hacer y me vienen a la cabeza las sonrisas o las caras de satisfacción de personas que han encontrado y seguido su camino, me digo… yo también estoy en el camino correcto. Eso me hace muy feliz.

Si te gustó esta entrada, no te pierdas otra delicia: “Quiero gritarle a mis vecinos: ¡Ser feliz es muy fácil!”

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , ,



¿Están tus estereotipos impidiéndote avanzar?

¿Estás estereotipando la realidad? Piénsalo dos veces.

¿Estás estereotipando la realidad? Piénsalo dos veces.

Seamos o no conscientes, nuestros estereotipos están presentes en la manera en como pensamos, actuamos y nos relacionamos con los demás. Sin querer, muchas veces estos nos impiden arriesgarnos, sacar adelante una idea o nos condicionan en nuestro trabajo con quien puede ayudarnos a sacarla adelante.

Y nos seguimos preguntando, ¿es posible eliminar los estereotipos?. Y nos seguimos respondiendo. Claro que sí. Los estereotipos en su mayoría se basan en opiniones y no en hechos, son adquiridos a lo largo de nuestras vidas según nuestro entorno y estos sobreviven gracias a que pasan de generación a generación. En otras palabras, no nacemos con ellos, por lo que sí es posible reinventar la rueda…

Debemos empezar a romper estos miedos y juicios. Como lo muestra el video, “no porque siempre han sido así las cosas, así deben de ser por siempre“.

Verna Myers, experta en temas de multiculturalismo, nos asegura que para regir nuestra vida en lugar de que los estereotipos lo hagan debemos “dejar de ser buenas personas y ser gente real”, con esto quiere decir, que debemos dejar de lado la creencia de que tenemos que ser ‘mejores’ que los demás. Los estereotipos le restan oportunidades a las personas que los padecen, muchas de ellas con grandes intenciones y maravillosas ideas.

¿Cuántas veces nos perdemos por el miedo a no perdernos?

Muchas personas decidieron actuar a pesar de los estereotipos de su entorno. Albert Einstein, por ejemplo, no aprendía como los demás, lo juzgaban por su “falta de concentración” y pensaban que no tendría un buen futuro. Sin embargo, se llegó a convertir en uno de los mejores científicos del mundo.

Sin irnos tan lejos de la realidad actual, los emprendedores sociales rompen paradigmas, deciden actuar. Y están rompiendo la creencia de que nosotros, los ciudadanos de a pie no podemos cambiar el mundo, el paradigma “las cosas son así y no podemos hacer nada para cambiarlas” está cambiando.

¿Qué podemos hacer entonces?

  • ¡Sal de tu zona de confort! – Empieza a relacionarte con otras personas diferentes a ti, conoce cómo son, qué piensan. Cuando dos grupos de personas se toman el tiempo de conocerse entre si, hay grandes posibilidades de que se den cuenta de que la asunción que tenían sobre el grupo era incorrecta.
  • Da ejemplo – Sobre todo a las generaciones más jóvenes. Con esto, estarás regalándole al mundo semillas de solidaridad, igualdad, respeto, honestidad y amor que florecerán en un futuro no muy lejano.
  • No juzgues sin saber – No debemos subestimar a ninguna persona. Todos tenemos el potencial de hacer cosas maravillosas, solo tenemos que juntar las ganas con la acción para producir cambios positivos y sustanciales.
  • ¡Arriésgate! – Si tienes una idea o quieres apoyar alguna, deja a un lado tus miedos, “el qué dirán”, el suponer qué pasará si trabajas junto a determinadas personas. Todos somos seres humanos con los mismos derechos y también las mismas responsabilidades con nuestra sociedad.

Porque para lograr un mundo donde todos puedan vivir digna y libremente, debemos entender que nosotros mismos tenemos el poder de cambiar las cosas.¡Deja tus miedos atrás y atrévete a romper tus propios paradigmas!

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , ,



Voluntariado: ¿frustración o recompensa?

Taller de voluntariado en nuevas tecnologías

Del usuario Flickr olgaberrios vía Creative Commons

Hablar del voluntariado en términos positivos es fácil para nosotros, pero nos gusta mirar siempre bajo el prisma múltiple de que las cosas no son blancas o negras. ¿Qué hay en la otra cara de las bondades de ser voluntario?… la frustración es una de ellas.

Estas son algunas de las razones que se escuchan cuando los voluntarios tiran la toalla o ni tan siquiera pasan a la acción…

  • La meta es demasiado grande: Algunas causas pueden ser tan grandes que es difícil ver el fin. Para algunos este puede ser un elemento motivador, pero para otros puede ser todo lo contrario. Por ejemplo, acabar con el hambre en el mundo.

  • Si yo hago, ¿por qué los gobiernos no se comprometen con ciertas causas?: Una frustración común es el avance de una sociedad civil que ve como en ocasiones las decisiones de políticas públicas, no van al compás de las necesidades de los ciudadanos.

  • El sistema político dificulta en lugar de facilitar. A menudo y depende de en qué país nos encontremos, el Tercer Sector encuentra más trabas provenientes de los poderes públicos de las que debería. De nuevo, a muchos les motiva a seguir, pero las normas a seguir y el constante conflicto resultan agotadores para otros.

  • La constante rotación no ayuda. En algunas organizaciones, el reto de mantener voluntarios y la rotación no ayudan a mantener una constancia en el trabajo, y esto afecta a la cohesión y efectividad del esfuerzo que se hace.

Frente a esto, aún pensamos que el coste de no intentarlo, de no contribuir es infinitamente mayor que el de intentarlo. ¿Por qué?

  • Porque por lo general las personas se sienten bien cuando se sienten útiles. Y el voluntariado es una vía estupenda para esto. Todos ganan y se prueba que mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas (o grandes ¿por qué no?) pueden cambiar el mundo. Al menos así lo creemos.

  • Por apertura de miras, para conocer otras realidades y poder mirar el mundo desde otras perspectivas que nos ayuden a entender que sin un espíritu de colaboración mutua, el mundo no encontrará el equilibrio.

  • Porque te permite desarrollar nuevas habilidades. El voluntariado te pone ante situaciones que en muchos casos no viviste antes y que sin duda marcarán tu crecimiento personal, pero también profesional a la vez que contribuyes con quien por cualquier motivo, ahora está necesitando una mano.

  • Porque si sientes que la vida te ha dado, es una bonita manera de devolver e inspirar a otros a hacer lo mismo.

¿Alguna vez siendo voluntario, te sentiste frustrado? ¿Qué te hizo sentir así y cuáles son tus razones para ser voluntario independientemente de que a veces uno encuentre obstáculos?

Tags: , , ,



¿Te para el miedo al fracaso o al éxito?

Indecisión

Del usuario Flickr ‘DeeAshley’ vía Creative Commons

Obstáculo #5 para transformar tus buenas intenciones en acción: ¿Y si fracaso?…

Entre los obstáculos que impiden a las personas pasar de la intención a la acción, encontramos a menudo el miedo al fracaso. La otra cara de la moneda y quizás no tan común, es no tanto el miedo al fracaso, sino el miedo al éxito. Vayamos por partes:

Miedo al fracaso: la imagen social

Arrastrando en muchos casos lastres culturales o hábitos y creencias ampliamente extendidas, existen culturas en las que el fracaso está estigmatizado. Muchos son los que querrían intentarlo pero piensan cosas como estas:

  • “Y si lo intento y me sale mal, ¿qué van a pensar de mi?”

  • “¿Y si la gente piensa que esta idea es absurda?”

  • Los hay que lo intentan, fracasan y se dicen: “Ves, ya sabía yo que esto no iba a salir bien”, reafirmándose en su propia incapacidad en lugar de valorar lo aprendido.

  • La ‘capacidad de sacrificio’ juega también una parte importante: “Uff, empezar de cero es mucho trabajo… ¿y si luego no funciona?”. 

Miedo al fracaso: mundo de oportunidades

Otras culturas sin embargo, miran el fracaso como una herramienta para poder lograr la excelencia, una oportunidad para aprender y seguir adelante. Son capaces de transformar algo potencialmente ‘negativo’ como el fracaso, en una herramienta a su favor.

Esta forma de mirar el fracaso, entiende que sin equivocarte no podrás entender ciertas cosas y sin entender ciertas cosas, no podrás intentarlo otra vez, mejorarlo y hacer realidad tu idea. Es más, en estas culturas hay inversores que cuando tienen que apostar por una idea, afirman que solo lo hacen por proyectos que ya han experimentado el fracaso previo. Entienden que solo intentando y entendiendo qué falló, la persona será capaz de hacer funcionar aquello que se propone.

En definitiva, en este tipo de culturas fundamentalmente anglosajonas, está mejor visto tener una intención, intentarlo y fracasar, que no intentarlo en absoluto.

Miedo al éxito: responsabilidad y compromiso

pulgares arriba

Del usuario “Shelly T.” vía Creative Commons

Un tercer tipo de miedo a intentarlo, es el de aquellos que no dan el paso no por miedo a fracasar, sino por miedo a triunfar. ¿Nunca has tenido la sensación de que si comenzaras algo y trabajases a conciencia en ello, funcionaría?. Entonces ¿por qué no lo intentaste? Quizás pueda ser debido a alguno de estos pensamientos:

  • “Si sale bien, ¿estoy dispuesto a asumir el trabajo y responsabilidad que esto puede suponer?”

  • “¿Y si comienzo a desarrollar esto, funciona y me doy cuenta que tampoco es realmente lo que quiero?”.

  • “En realidad mi vida no está tan mal así”. Te autoconvences de que es mejor lo que tienes que lo que pueda venir.

Como ven, nuestros pensamientos a menudo condicionan lo que nos atrevemos o no a hacer en función de nuestros miedos. Si cambiamos nuestros pensamientos, podemos cambiar el mundo.

Es por eso que te invitamos a preguntarte qué te está parando para pasar a la acción. Idéntificalo y pregúntate ¿y cuál es el coste de no intentarlo?, ¿es mejor seguir imaginando lo que pasaría y no hacer nada?. Acabo la entrada con esta frase de Thomas Edison, el cual probó hasta 10.000 bombillas para finalmente conseguir que la primera luciese.

“No he fracasado, he encontrado 10.000 formas de generar electricidad que no funcionan”.

¿Qué te sugiere?. En qué lado estás, ¿tienes miedo al fracaso, al éxito o quizás desde hoy pondrás más atención a lo que quieres que a los pensamientos que te paran?

En la serie “De la intención a la acción” analizaremos cuáles son los obstáculos más comunes que las personas encuentran y que les impiden transformar sus buenas intenciones en acción. Trataremos de encontrar las claves para revertir el obstáculo y ayudarte a seguir adelante.

Tags: , ,



5 claves que evitan que las ONGs comuniquen bien

Taller en la CCONGs

Taller sobre ‘Comunicación efectiva para ONGs’. Imagen cortesía de la CCONGs.

Por Nubia E. Rojas (Colombia)

Como organización sin fines de lucro, ¿cuán efectiva eres con tu comunicación? ¿Planificas, eres constante o más bien improvisas especialmente cuando hay algo en particular que necesitas?

En el marco de un encuentro-taller que llevé a cabo con organizaciones en conjunto con la Confederación Colombiana de ONGs  y bajo el título “Comunicación Efectiva para ONGs”, se lograron detectar las cinco principales debilidades comunicativas de las organizaciones. Identificar lo que nos para es el punto de partida para hacer algo al respecto.

Aquí van los cinco obstáculos a los que las organizaciones tendrían que prestar más atención si quieren ser mucho más estratégicas y efectivas con su comunicación.

  • Las organizaciones no consideran a la comunicación como un factor estratégico y se le limita a su valor utilitario. Ese es el principal problema y del que derivan los demás.
  • Como consecuencia de lo anterior la comunicación es un área marginada o inexistente dentro de los presupuestos de las ONG porque se le subestima o no se le considera necesaria. Hay organizaciones donde no se le dedica ningún tipo de recursos. En el “mejor” de los casos, las personas que se dedican a estas “tareas” están deficiente, insuficiente o nulamente preparadas para llevarlas a cabo o combinan varias tareas a la vez donde, de todos modos, la comunicación no es lo más importante.
  • Suele pasar que se conciba a la comunicación como una herramienta cuya principal función –por no decir que prácticamente la única- es la recaudación de fondos, por lo que los impactos comunicativos se limitan a ese objetivo, sin que durante el resto del año las ONG se preocupen porque la sociedad sepa qué hacen, por qué y para quiénes. El resultado puede ser eficaz a corto plazo, cuando se logra el propósito de conseguir dinero, pero a largo plazo afecta la sostenibilidad de las organizaciones e, incluso, puede llegar a generar un deterioro en su imagen y prestigio al mostrarlas como pedigüeñas y mendicantes; organizaciones de las que solo se sabe que “piden dinero” a pequeña o gran escala.
  • Un aspecto contradictorio y, por eso mismo, especialmente llamativo es que, al menos en Colombia, muchas ONG tienen prejuicios hacia los medios de comunicación y los periodistas, a quienes se acusa muchas veces de ignorantes, indiferentes, sesgados y serviles al poder; si bien esto es cierto en algunos casos, ese prejuicio hace que se juzgue injustamente a muchos comunicadores sensibles a temas sociales. Sin embargo, con todo y que los medios “son tan malos”, ¡no hay prácticamente ninguna ONG que no quiera salir en ellos!.
  • Es necesario comprender por fin que la comunicación tiene en sí misma un rol social que, por esa razón, es funcional al rol social de las ONG. Desde la perspectiva de la Comunicación para el Cambio Social, no hay prácticamente nada que la comunicación no pueda hacer.

Con el convencimiento de este último punto salieron esas 23 personas de 16 organizaciones con las que se compartió el taller. Lástima que no esté en manos de muchas de ellas implementar el cambio en sus organizaciones, pues son las directivas de las ONG las primeras que tienen que ser conscientes de la importancia de la comunicación a nivel estratégico e incorporarla transversalmente en todos sus planes. Sin embargo, fue muy satisfactorio y me muero de ganas de replicar esa experiencia allá donde haga falta y volver a ver esas caras maravilladas ante un mundo de posibilidades.

 

nubia_rojas*Nubia E. Rojas G. Consultora y periodista independiente especializada en Comunicación para el Cambio Social, el Desarrollo y la Paz con experiencia en Colombia, España y Centroamérica. Ha trabajado en comunicación y prensa con organizaciones internacionales como Médicos Sin Fronteras e Intermon Oxfam, entre otras. Es consultora del Centro de Competencia en Comunicación para América Latina- C3 de la Fundación Friedrich Ebert, con sede en Bogotá (Colombia). Sus trabajos han sido publicados en importantes medios periodísticos y académicos en Colombia, España, Suecia y Canadá. Twitter: @NubiaRojasblog Blog: http://yovivodepreguntar.wordpress.com

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



Bruno Días, “El voluntariado se entiende cada vez más como un rol ciudadano”

Bruno Días, Director de Formación y Voluntariado de TECHO Latinoamérica

Bruno Días, Director de Formación y Voluntariado de TECHO Latinoamérica

A Bruno Días el mundo de la consultoría le hizo tropezarse un día con TECHO, una organización donde voluntarios y comunidades trabajan para la superación de la pobreza en asentamientos. Tras su relación con la organización y de participar en 2010 en su primera construcción de viviendas, no pudo escapar. Hoy es Director de Formación y Voluntariado de TECHO en Latinoamérica.

Desde su Brasil natal, Bruno nos comparte su experiencia sobre cómo el voluntariado está evolucionando y cómo desde TECHO trabajan para impulsar una ciudadanía activa que involucre a mucho más que un grupo de personas en una acción puntual. La visión que tiene una lógica aplastante, no es muchas veces lo que estamos acostumbrados a ver ahí fuera, por lo que les invito a que se tomen unos minutos en leer las claves no solo de lo que TECHO está haciendo ya hoy, sino cómo su visión representa en muchas maneras aquello en lo que creemos que se convertirá el voluntariado del futuro.

Bruno, comenzaste a trabajar para TECHO de manera externa pero algo te atrapó ¿cual es la magia de TECHO?

Cuando colaboras con TECHO, las relaciones con la comunidad son tan estrechas y se establecen relaciones de amistad, confianza, empatía… Te sientes acogido y esta relación de trabajo en conjunto es muy bonita y muy poderosa. Yo diría que ahí está la magia.

Cómo director de voluntariado de TECHO en Latinoamérica, ¿cuál es tu sueño?

Siento que mi sueño y el de toda la organización es seguir fortaleciendo el rol que tienen los voluntarios como ciudadanos conscientes de la realidad. El desafío es seguir fortaleciendo, hacerlo de manera constante y que cada vez vaya a más. Es una búsqueda incansable.

¿Y qué impide que se pueda hacer de esa manera constante? ¿Cuáles son las resistencias?

La gran resistencia es como históricamente se ha entendido el voluntariado. La gente miraba el voluntariado de una manera muy puntual y asistencialista y en maneras aún lo hace.  El voluntario en realidad no es eso, el voluntario es una forma de ciudadanía. Cambiar este entendimiento es complejo.

La propia comunidad haciendo realidad sus propios sueños.

La propia comunidad haciendo realidad sus propios sueños.

El panorama de generación de impacto social está cambiando rápido con muchos otros actores tratando de definir su rol (empresas sociales, voluntariado corporativo, programas de gobierno…) ¿cómo está afectando esto al voluntariado?

El rol del voluntario se está entendiendo cada vez más como un rol ciudadano en la sociedad. El compromiso no es puntual o de caridad, pasa a ser un compromiso para la sociedad directamente y eso es lo que genera la empatía y convencimiento de lo que se está haciendo.

Más allá de ser un simple actor, es una parte de un todo, un actor trabajando por su propia sociedad, reflexionando y actuando por las problemáticas que encuentra.

El voluntariado es también esta persona que consigue las redes y hace que estas redes puedan aportar positivamente para su sociedad o para un determinado asentamiento.

¿Cómo ha cambiado el modelo de voluntariado en TECHO a lo largo de los años y qué lo ha hecho cambiar?

Nosotros hemos aprendido mucho de la experiencia con la comunidad y de lo que la propia comunidad nos exigía. Pasamos de los inicios donde el voluntario era mucho más puntual con actividades específicas de fin de semana, a trabajar hoy con un voluntario mucho más permanente que es consciente, está empoderado, participa de los procesos de decisión de la organización y toma decisiones estratégicas dentro de la organización.

Pasamos de un voluntario pasivo con respecto a la organización a un voluntario con un papel activo dentro de la misma. Siento que este cambio es muy significativo.

Con esta evolución, ¿qué es TECHO hoy y qué aspira ser en el futuro?

TECHO lo forman voluntarios más comunidades trabajando para la superación de la pobreza en asentamientos. Esta es la columna vertebral de lo que hacemos, pero en conjunto hacemos muchas otras cosas. Entre otras muchas estudios y reportes sobre asentamientos en diferentes países.

A futuro pero también a presente, TECHO es un gran articulador y aspira a poder potenciar cada vez más ese sentido de articulador para potenciar la capacidad de comunicar información que nosotros generamos con nuestro trabajo diario. Esa es la gran potencia que tiene TECHO y que puede hacer cada vez más. Esta aspiración que ya se realiza, puede tener un gran impacto en incidencia en política.

Depende de nosotros decidir qué vamos a hacer con esa información. Información por información no vale mucho, la misma tiene que ser trabajada y utilizada para la creación de políticas, incidencia, articulación con el gobierno para posicionar nuestras propuestas.

A tu modo de ver, ¿cuál es el futuro del voluntariado?

Ahora se está empezando a entender más como este ciudadano que actúa y que tiene una posición frente a los problemas de la sociedad. El en futuro los conceptos de voluntario y ciudadano estén muy integrados y tal vez quizás se confundan.

Esperamos que esto va a estar en la conciencia de toda la sociedad y es ahí que vamos a tener un compromiso real con los principales desafíos que tenemos todas las personas como ciudadanos comprometidos con la sociedad y las comunidades.

LOGOTECHO_120TECHO es una organización que trabaja en #asentamientos informales de 19 países de América Latina de la mano de jóvenes voluntarios y pobladores de estos espacios. Juntos, trabajan para superar la #pobreza a través de un trabajo continuo con perspectiva de desarrollo comunitario; promoviendo la conciencia y acción social e incidiendo en espacios de toma de decisión. TECHO apunta a alcanzar una sociedad justa y sin pobreza.

Tags: , , , , , ,



Ayuda en lo que te apasiona, para que te apasione ayudar

 

Pasar a la acción depende de ti. Comienza con Real Hero

Pasar a la acción depende de ti. Comienza con Real Hero

Cambiar el mundo no significa tener que hacerlo dando grandes pasos…puedes comenzar por pasos pequeños. Cambiar el mundo no tiene que sentirse como una labor titánica, puede ser divertido… Cambiar el mundo no es algo que es responsabilidad de otros, es algo que tú también puedes hacer aquí y ahora. ¿Cómo? Desde la palma de tu mano, casi jugando. Si pensabas que los héroes siempre son otros, piénsalo dos veces. Con Real Hero, tú serás quien comience a cambiar las cosas. ¿Estás list@?

Real Hero: el juego que hace la diferencia

Nos encanta ver qué es posible cuando mezclamos conceptos, cuanto desafiamos la norma y sobre todo cuando en lugar de ver obstáculos miramos a las posibilidades y generamos acción para cambiar las cosas que no nos gustan.

Una mezcla de todo esto es RealHero, una aplicación que te ayuda a identificar aquellas causas en las que puedes ayudar. Pero no cualquier tipo de causas, ellos dicen “Ayuda en lo que te apasiona para que te apasione ayudar”. Es por eso que comienzas por identificar qué es lo que quieres hacer, para después encontrar una manera de hacerlo. Así funciona:

1. Te descargas la aplicación en tu móvil o navegas a través de la web en tu computador.

2. En función de tus intereses y si decides hacerlo solo o acompañado, se te propondrán misiones que debes completar. En el transcurso compartes con el mundo una foto o testimonio para inspirar y empoderar a otros.

3. Cuando completas acciones ganas monedas que puedes más tarde redimir en premios, como boletos para espectáculos o simplemente un rico café..

La aplicación se ha lanzado y la parte de los premios se está probando solo en Bogotá, de donde son sus creadores. La idea surge cuando Lina Núñez y Daniel Buriticá de la Red Recojo se empeñan en crear un juego que pudiese hacer divertido ayudar.  Carlos López, creador de Conectando Sonrisas, ingeniero, mago y también integrante de Recojo, piensa en la posibilidad de crear ese juego usando la tecnología para hacerlo llegar a cualquier lugar.

Después de dar forma a la idea durante más de un año, Real Hero se acaba de lanzar. Te la puedes bajar a tu celular tanto para iPhone como para Android o bien usarla a través de su versión web.

Si llevas tiempo pensando cómo cambiar el mundo, quizás dar el primer paso es lo que te para,  sin embargo puede ser más fácil de lo que imaginas. Anímate a ver qué es lo que ya están haciendo otros a través de la aplicación y elige tu propio paso a la acción.

¿Conoces aplicaciones similares que empoderen a las personas a transformar sus intenciones en acción? Queremos conocerlas también, compártenoslas.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , , , , ,



¿Nos sobra el ego a las ONGs?

¿Cuánto es que el ego nos está impidiendo avanzar?

¿Cuánto es que el ego nos está impidiendo avanzar?

Identificar cuáles son los obstáculos que paran a las personas y organizaciones para seguir adelante es uno de nuestros temas favoritos, así que no dudamos en hacer esta pregunta a quien se cruza con nosotros.

En nuestra última visita a Colombia, la pregunta se repitió: “¿Cuáles crees que son los principales obstáculos que están impidiendo el avance del tercer sector?” A menudo se repiten las respuestas, pero en esta ocasión y tras un tiempo de intensa reflexión, uno de nuestros interlocutores nos respondió: “El ego. El ego es una de las cuestiones que no está ayudando al sector a articularse y generar mayor impacto”.

Esto nos dejó pensando… ¿es eso real? ¿Puede algo como el ego impedirnos hacer mejor nuestro trabajo?

Como con todo, según quién conteste así veremos la película, pero reflexionando sobre este tema de los egos y todas las conversaciones que tenemos y seguimos teniendo con ONGs, hemos identificado tres puntos comunes que bien podrían estar relacionados. A ver qué les parece.

1. Reinventando la rueda: cada día vemos como a pesar de que ya existen organizaciones trabajando para ciertas causas, en ciertos lugares, nuevas organizaciones surgen en esos mismos lugares trabajando en pro de las mismas causas. Pocas veces nos llegan voces de cómo una organización incipiente se une a otra ya establecida para unir esfuerzos, recursos, conocimiento, en pro de una causa. ¿Estamos entonces multiplicamos esfuerzos en lugar de unirlos?

2. Falta de espacios: cuando preguntas a las organizaciones qué espacios o mecanismos tienen para trabajar las unas con las otras, a menudo detectas como muchas de ellas operan de una forma muy aislada, perdiéndose una oportunidad de oro para que en estos espacios las organizaciones se conozcan, trabajen juntas, se empoderen, compartan recursos, desarrollen ideas, incremente el valor de lo que ofrecen… ¿Dónde están esos espacios? y más allá, si no existen ¿alguien está haciendo algo por crearlos?

3. Financiación: la financiación tan necesaria para la supervivencia de la mayoría de las organizaciones se convierte en un obstáculo mayor. Es un obstáculo común y sin embargo cada una lucha a solas por conseguir fondos. Otra vez más, ¿qué sería posible si uniendo fuerzas se pudieran ofrecer propuestas más ambiciosas e interesantes para conseguir financiación?

En conclusión, creemos que aunque la intención es buena, en la práctica queda mucho trabajo por hacer para seguir articulándonos, uniendo esfuerzos, compartiendo recursos y consiguiendo resultados. Poder hacer eso más y mejor, ¿tiene que ver con dejar el ego a un lado? ¿Creen que en efecto las ONGs podemos hacer un mejor trabajo siendo transparentes, compartiendo, conectando y colaborando unos con otros?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Tags: , , , ,



¿Están las personas de las que te rodeas impidiéndote avanzar?

escuchando...

Del usuario Flickr “CleftClips” vía Creative Commons

Obstáculo #6 para transformar tus buenas intenciones en acción: La falta de apoyo de los que me rodean

Tienes una idea, un proyecto, quieres cambiar las cosas pero no avanzas. Cuando compartes tus ideas algunos te dicen que eres un idealista, otros que estás loco… Eso te hace dudar, no dar pasos adelante. ¿Te has parado a pensar cómo afectan a tus acciones las conversaciones que tienes con las personas que te rodean?

Una vez escuché decir a alguien, “si tienes una idea, si vas a apostar por perseguir tus sueños no se lo cuentes a tu madre”. Especialmente esto pasa con proyectos que tienen como finalidad generar un impacto social. Existe la creencia de que es muy difícil, que si te dedicas a ayudar a otros de qué vas vivir tú. Te sugieren que mejor busques un trabajo en un banco, en una ‘buena empresa’…  bla, bla, bla. Pero algunos sabemos que eso no es lo que nos hará felices y aún, recibimos las opiniones de los demás como una guía que a menudo en lugar de ayudarnos a avanzar, nos invitan a salir corriendo en dirección contraria.

¿Quiénes son aquellos que pueden poner en peligro tu determinación?

Escucha_tu_corazón

‘Escucha a tu corazón’. Del usuario Flickr “Olivia Alcock” vía Creative Commons

Animarse a dar el paso de transformar tus intenciones en acción cuando los que tienes a tu alrededor ven más los riesgos que las oportunidades, no es fácil. Hay que diferenciar aquí varios tipos de personas:

  • Aquellos que te quieren te desanimarán para protegerte, no quieren verte sufrir si tu idea o proyecto fracasa. A menudo esto sucede con la familia o amigos cercanos.

  • Aquellos que no quieren ver que lo intentas y sales adelante, que estás contento. No quieren tener tener que admitir que si ellos no lo han conseguido, es porque no lo han intentado.

  • Los críticos y negativos por naturaleza. Prefieren ver obstáculos en todo, porque si ven las oportunidades entonces ya no tendrían excusa para no intentarlo.

Lo bueno es que no todo el mundo es así. El mundo está lleno de gente extraordinariamente positiva, llena de energía, que viven en la misma realidad que los demás pero que no se dejan arrastrar por la fuerza de la negatividad. No pierden el foco. Piensan y hacen. Tienen una meta y escuchan lo que la gente tiene que decir, pero no dejan que los comentarios desalentadores les desvíe de su camino.

Recuerda entonces, no dejes de escuchar al que te quiere o al que es crítico, solo pon las palabras en perspectiva y sigue adelante. Algo extremadamente recomendable, pregúntate: ¿dónde está la gente como tú?, ¿quiénes son aquellas personas que después de una conversación te dejan lleno de energía, con ganas de hacer cosas en lugar de hacerte ver el mundo oscuro, oscuro, oscuro? Identifícalos y pasa más tiempo con ellos, verás como tu mundo y tu actitud comienza a cambiar. Lo mejor, es contagioso!

Y acabo con una pregunta,  ¿te has visto alguna vez en esta situación o hay algún otro tipo de persona que te está impidiendo avanzar? Cuéntanoslo!

En la serie “De la intención a la acción” analizaremos cuáles son los obstáculos más comunes que las personas encuentran y que les impiden transformar sus buenas intenciones en acción. Trataremos de encontrar las claves para revertir el obstáculo y ayudarte a seguir adelante.

Tags: , ,